Los sindicatos reconocen que Zaplana ha abierto un camino para restituir derechos

El ministro apela a la responsabilidad de las centrales para que actúen con flexibilidad

Los sindicatos UGT y CC OO creen que el ministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, ha abierto un camino 'para una cierta restitución de derechos' recortados por el decretazo. Ayer, en un claro tono conciliador, los líderes sindicales Cándido Méndez y José María Fidalgo reconocieron que las modificaciones avanzadas verbalmente por el ministro les suenan bien y 'pueden reconducir el malestar social', aunque esperan a ver los cambios por escrito para hacer una valoración final. Zaplana a su vez apeló a la responsabilidad de las centrales para que actúen con flexibilidad.

Más información

Los secretarios generales de los dos sindicatos están a la espera de conocer el texto escrito de las enmiendas parlamentarias al decretazo, que el lunes próximo les presentará el ministro Zaplana. Ayer avanzaron que 'cualquier restitución de aspectos sustanciales y de derechos' serán valoradas.

Para las centrales hay tres puntos esenciales que requieren modificación: el reconocimiento de la protección por desempleo como derecho subjetivo y que éste no quede a discrecionalidad del Inem; la restitución de la tutela judicial en los despidos improcedentes y de los salarios de tramitación, y los derechos de los empleados agrarios.

Cambios importantes

Cambios en esa dirección creen que están en los contenidos que les avanzó el ministro Zaplana en su conversación telefónica del martes, y que se plasmarán en las enmiendas que prepara el grupo parlamentario del PP y que está debatiendo con Convergència i Unió y con Coalición Canaria.

El resultado de ese proceso puede permitir recomponer las deterioradas relaciones entre los sindicatos y el Ejecutivo y abrir una vía de solución a 'un conflicto muy serio con el Gobierno', según admitían ayer Fidalgo y Méndez. Los sindicalistas aseguraron que no tienen ningún 'afán de revancha' contra el Gabinete de José María Aznar sino interés por resolver un problema social real, e instaron a las formaciones políticas a que, en la tramitación de la norma, reformen los aspectos que atacan más derechos de los trabajadores.

Los dirigentes de CC OO y UGT creen que el nuevo escenario no desactivará la movilización convocada para el próximo sábado en Madrid, en la que esperan la participación de 'miles de trabajadores', precisamente para reclamar la mejora de esa norma. Entienden que el paso dado por el Ejecutivo para suavizar los puntos más duros del decretazo será 'un estímulo para una mayor participación' en la protesta, porque 'los trabajadores ven que, si se movilizan, un Gobierno democrático lo tiene en cuenta'.

El ministro de Trabajo respondió ayer que esa movilización del sábado 'le preocupa muy poco al Gobierno'. Zaplana indicó que ha querido realizar su propuesta de flexibilizar la reforma en este momento para separar el diálogo de lo que pueda acontecer el próximo día 5. 'Hemos movido ficha sin que nadie nos llamara para moverla porque nos ha parecido oportuno y porque creemos que es lo más conveniente para el país. Vamos a ver si esa flexibilidad es correspondida con una actitud similar de las centrales sindicales', añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de octubre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50