Navarra se desmarca de los planes antidelincuencia del Ministerio del Interior

Es la segunda comunidad española donde más aumentaron los delitos durante 2001

A pesar de ser la segunda comunidad donde más creció la delincuencia el último año, un 14,6%, el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, gobernados ambos por los socios navarros del PP, se desmarcan de los planes del ministro del Interior, Ángel Acebes, para incrementar los efectivos policiales destinados a la lucha contra la delincuencia.

En Pamplona, la Policía Municipal no va a destinar nuevos agentes a su unidad de investigación, compuesta por 57 de los 385 hombres con que cuenta. El motivo es que esta unidad se ha reforzado ya en lo que va de año con veinte nuevos investigadores. Y en la Comunidad Foral, el consejero de Interior, Rafael Gurrea, alega que sus competencias en materia de seguridad ciudadana son apenas 'residuales' y añade que es tarea de la Guardia Civil y de la Policía Nacional aportar más medios materiales y humanos para reducir los delitos. A pesar de los deseos del delegado del Gobierno en Navarra, José Carlos Iribas, quien afirmó que 'sería de gran ayuda', la Policía Foral no se involucrará en nuevas áreas de lucha antidelincuencia.

Ignacio Polo (UPN), concejal delegado de Protección Ciudadana de Pamplona, ha dejado claro que la plantilla de la capital está 'muy ajustada' y se ha negado a desviar agentes para seguir los nuevos objetivos del ministerio. 'Estamos al máximo. ¿Quién cubrirá el tráfico si desviamos agentes a la investigación', se preguntó el responsable de seguridad pamplonés que, pese a alabar la idea ministerial, se remitió a la necesidad de conocer más detalladamente los planes de Interior.

La unidad de investigación de la Policía Municipal persigue los pequeños delitos como robos y hurtos, así como el tráfico de drogas o el maltrato doméstico, entre otros. Cuenta con una oficina de denuncias y una unidad de persecución de delitos que trabaja conjuntamente con la Policía Nacional. No obstante, el concejal Polo reconoce que no puede atender la creciente inseguridad en zonas comerciales como el II Ensanche, donde los comerciantes han comenzado a contratar vigilancia privada. 'Respeto y entiendo' esa contratación, fue la respuesta de Polo a esa privatización de la seguridad que también el propio jefe de la Policía Municipal, Simón Santamaría, recomendó a los vecinos de Pamplona meses atrás para mejorar la seguridad en los garajes tras una oleada de robos en vehículos.

Reubicar agentes

Interior quiere que las policías locales destinen más miembros a la lucha contra la delincuencia y que trabajen coordinadamente con Policía Nacional y Guardia civil. Acebes explicó a los delegados del gobierno de cada comunidad autónoma que no se trata de ampliar plantillas, sino de reubicar agentes trasladándolos a tareas de prevención de la delincuencia. Si en Pamplona no hay excesiva receptividad al deseo ministerial, en el seno del Gobierno foral el fuerte crecimiento de los altos índices de delincuencia vividos por la comunidad Navarra el último año no parecen preocupar en exceso. El vicepresidente y consejero de Interior, Rafael Gurrea, ha señalado que la mayor eficacia de la lucha contra la delincuencia en Navarra no es una cuestión de 'mayor coordinación', sino de 'extremar el celo en el marco de cada competencia' y dotar a los cuerpos policiales de más medios humanos y materiales. En Navarra hay 3.686 miembros de las fuerzas de seguridad: 1.820 guardia civiles, 584 policías nacionales, 631 policías forales y 651 policías municipales en 17 localidades.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Gurrea insiste en que la seguridad ciudadana corresponde, en las ciudades, a la policía municipal y al Cuerpo Nacional, y en el ámbito rural, a la Guardia Civil. Las competencias de la Policía Foral, sostiene el consejero, son sólo 'residuales' y la actuación a la que se compromete no va más allá de una vaga cooperación.

Así las cosas, el delegado del Gobierno en Navarra ha reiterado que Interior quiere más policías en la calle vigilando la delincuencia. Iribas se reunirá próximamente con alcaldes y no descarta hacerlo con miembros del Gobierno foral para instarles a seguir esa directriz. 'Confío en llegar a acuerdos', ha señalado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS