Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una ganadera de Cornellà del Terri por inyectar nandrolona a sus reses

Una ganadera de Cornellà del Terri (Pla de l'Estany) fue detenida el pasado 17 de septiembre por agentes de los Mossos d'Esquadra acusada de administrar hormonas inyectables a terneros destinados al consumo humano. El delito contra la salud pública se descubrió por los signos de punciones que presentaban los animales que, procedentes de la citada explotación ganadera, habían llegado al matadero de Mercabarna, en Barcelona.

La detenida es Eva M. T., de 30 años, que regenta una explotación en Cornellà del Terri junto con sus padres y su hermana. Los Mossos d'Esquadra entraron para registrar la granja y las oficinas de la empresa. Se trata de una gran explotación con capacidad para unos 3.000 terneros, aunque en el momento de la detención había únicamente unos 700 animales en sus instalaciones.

Fueron los veterinarios oficiales del matadero de Mercabarna quienes inmovilizaron una de las partidas de terneros procedentes de la granja el pasado 9 de septiembre. Las primeras sospechas se produjeron a causa de los evidentes signos de pinchazos que presentaban los animales. Análisis posteriores determinaron la presencia de una sustancia denominada decanoato de nandrolona (hormona sintética de efecto andrógeno) en tres de las canales.

Cinco días más tarde, veterinarios oficiales del matadero de Sabadell inmovilizaron a otros 13 animales procedentes de la misma explotación que también presentaban punzadas. Los análisis de este segundo grupo de reses inmovilizadas todavía no se han hecho públicos.

La Unión Europea prohíbe expresamente la administración a los animales destinados al consumo humano de este tipo de hormonas, que tiene como objetivo incrementar la masa muscular del animal y algunas de cuyas variantes se utilizan en el dopaje deportivo.

Eva M. T. quedó en libertad después de declarar ante el juzgado número 4 de Girona. Los Mossos d'Esquadra continúan las investigaciones y no descartan nuevas detenciones relacionadas con este caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002