Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez aplaza el juicio de 'La Oca' para poder leer el extenso sumario

La magistrada que ha de presidir el juicio por el naufragio del catamarán turístico La Oca en el lago de Banyoles, donde perecieron 21 jubilados franceses el 8 de octubre de 1998, ha decidido no celebrar la vista el próximo lunes, contrariamente a como estaba previsto, a causa de la 'imposibilidad física de asumir dignamente el conocimiento mínimo imprescindible de la causa'. El sumario consta de 16.000 folios y la magistrada Elena Mercado no ha tenido tiempo de leerlos porque hace pocos días que ha asumido el caso, a raíz de que el titular del juzgado que debía ver la causa, el número 2 de Girona, fuera trasladado. Le sustituyó Montserrat Bastit, que a su vez debió inhibirse porque fue quien instruyó la causa. Elena Mercado fue designada para presidir el juicio justo cuando regresó de vacaciones y a pocos días de la fecha fijada para la vista. En su auto de aplazamiento, la magistrada fija un máximo de 50 días para determinar una nueva fecha.

El presidente de la Audiencia de Girona, Fernando Lacaba, lamentó ayer la suspensión del juicio y criticó que la juez no hubiera fijado una nueva fecha en su auto de aplazamiento para empezar a preparar la vista. En dicho documento, la juez Elena Mercado afirma que en breve fijará la fecha y argumenta que ha tomado la decisión de aplazar el juicio porque, si hubiera optado por la suspensión, éste no habría podido celebrarse hasta el mes de febrero del año próximo.

El aplazamiento del juicio, que está previsto que se prolongue durante unas 36 sesiones, ha supuesto un grave contratiempo para la Administración de justicia y ha causado malestar entre las víctimas y los acusados. De momento, el juzgado ha empezado a comunicar la suspensión a todas las partes. Ya se había citado a los 250 testigos y 14 letrados representados, que debían comparecer a partir del próximo lunes. La decisión de la juez obligará a aplazar el alquiler del recinto de Fira de Girona que había de convertirse en improvisada sala de vistas, así como el de los medios técnicos para retransmitir vía satélite el juicio a varias localidades francesas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002