Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los letrados del Parlamento vasco acusan a Garzón de "intromisión"

Los letrados proponen enviar a los parlamentarios de Batasuna al Grupo Mixto

La Mesa del Parlamento vasco estudiará hoy un informe de sus servicios jurídicos en el que, aunque se critica con dureza los autos del juez Garzón que han supuesto la suspensión de Batasuna, reconoce que deben ser obedecidos y, por ello, plantea que los siete parlamentarios de Batasuna pasen al Grupo Mixto. Los letrados aseguran que existen 'contradicciones' entre ambos autos -a su juicio, uno deja en manos de la Cámara el destino del grupo parlamentario y otro impone esa suspensión- y que suponen una 'intromisión' del Poder Judicial en la autonomía de la Cámara.

Los seis letrados que componen los servicios jurídicos de la Cámara vasca, con Eduardo Mancisidor al frente, expresan muchas dudas sobre los dos autos de Garzón que acarrearon la suspensión de Batasuna. En su informe hablan de 'contradicciones' entre el primer auto, en el que el juez comunica al Parlamento su decisión de suspender a Batasuna y deja a la Cámara, presidida por Juan María Atutxa, que decida qué hace con su grupo parlamentario, y el segundo, en que directamente 'traspone ese umbral' y comunica la suspensión del partido y del propio grupo.

Ese punto de partida sirve a los letrados para argumentar lo que consideran una 'intromisión de la resolución judicial en el ámbito del Parlamento', al identificar el juez al partido político con su grupo parlamentario. 'Partido y grupo son, sin embargo, jurídicamente diferentes, de manera que sin negar la estrecha relación entre ambos es preciso indicar que esta relación no llega nunca a la identidad, al menos desde la perspectiva jurídica-parlamentaria', cita el informe. Para reforzar ese argumento, pone como ejemplo el caso de los grupos que subsisten incluso a la propia desaparición del partido, gracias a que en la Cámara su adscripción se basa en la libre voluntad para unirse o separarse.

La división entre ambos conceptos que defienden los letrados del Parlamento les lleva a cuestionar si es aplicable a los grupos de la Cámara vasca el artículo 129 del Código Penal que cita Garzón. 'Los datos jurídicos que ofrece el ordenamiento parecen más bien descartarlo', opina el informe.

El texto critica además que el auto del 26 de agosto 'supone una intromisión del órgano del poder judicial en la esfera de funcionamiento interno de la Cámara y menoscaba su autonomía organizativa', lo que en sí mismo hace 'padecer a la división de poderes'.

Finalmente, los letrados entran a analizar, también con muchas dudas, el mantenimiento de los derechos individuales: '¿Cómo es que se suspende el grupo parlamentario como estructura integrada en el complejo terrorista liderado por ETA sin que ni uno solo de sus siete únicos miembros esté imputado ni se vea afectado por la medida?', se preguntan.

La propuesta de los servicios jurídicos es clara, pese a que para llegar a ella van detallando a lo largo de 16 folios numerosos 'reparos jurídicos' a los dos autos de Garzón, de 26 de agosto y 6 de septiembre, con los que suspendió las actividades de Batasuna. Tras explicar que las medidas que adopte la Mesa habrán de ser siempre 'provisionales' y no definitivas, concluye que 'considerar a los miembros de ABGSA [Araba, Bizkaia, Gipuzkoa Sozialista Abertzaleak, el nuevo nombre del grupo aberzale en la Cámara] como integrados en el Grupo Mixto' es una solución que 'minimiza el menoscabo de las facultades de los parlamentarios afectados'. Y ello porque 'dicho Grupo Mixto tiene garantizada que la participación en las actividades del Parlamento será idéntica a la de los restantes grupos'.

IU, principal afectada

Si la Mesa opta hoy por aprobar el informe, el principal afectado será IU, socio del PNV y EA en el Ejecutivo vasco. Además de compartir espacio en el Grupo Mixto (la formación tiene tres diputados), debería dividirse con Batasuna la subvención oficial y, lo que es más importante, su representación y los tiempos de intervenciones en plenos y comisiones. Integran la Mesa de la Cámara de Vitoria cinco miembros, uno de cada partido menos Batasuna, con lo que PNV, EA e IU suman mayoría frente a populares y socialistas.

El enfado de IU hace más que probable que su portavoz, Antton Karrera, acuda a la reunión de hoy con alguna solución de urgencia. De los 159.024 euros anuales brutos de subvención de que la federación de izquierdas disfruta ahora en solitario en el Grupo Mixto, pasaría a tener que conformarse con 48.000 euros (la subvención a cada partido del Grupo Mixto varía en función de su número de escaños).

IU ya pidió hace días, y obtuvo del PNV, en las Juntas Generales de Álava (Legislativo provincial), un juntero prestado para poder tener grupo propio y evitar la posibilidad de que tuviese que compartir el Mixto con los aberzales radicales. Si los peneuvistas les prestasen ahora dos representantes en el Parlamento autónomo, IU podría tener su grupo propio. En ese caso, los siete ya ex parlamentarios de Batasuna formarían exclusivamente el Grupo Mixto como parlamentarios sin partido.

Fuentes de la Cámara no tenían claro ayer si en este caso los siete representantes independentistas tendrían derecho a cobrar la subvención por grupo. También está en duda si podrían percibir las ayudas de 2.177 euros mensuales por escaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002