Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ATENTADO DE ETA EN SANTA POLA

Garzón: 'No se aprueban las leyes para colocarlas en las estanterías'

lEl juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dijo ayer que la Ley de Partidos se hizo 'con vocación de aplicarse' y renunciar a imponerla en el caso de que Batasuna la conculque 'sería un fraude'. 'No se aprueban las leyes para colocarlas en las estanterías o en las bibliotecas', añadió el magistrado en los cursos de verano de El Escorial, e insistió en que la Ley de Partidos 'dice lo que dice y la interpretación de la misma es bastante clara'.

Según Garzón, en la lucha contra ETA deben emplearse las posibilidades existentes 'más allá del 15% o 20% de lo que hoy se desarrollan' y puso como ejemplo la coordinación entre instituciones o la efectividad policial. Garzón consideró que el PNV debería hacer una descalificación institucional del terrorismo en todas sus expresiones sin excluir a su entorno. No pronunció las siglas del PNV pero sostuvo que 'muchas veces se olvida que quien gobierna en Euskadi hace 20 años debe tener algo que decir'.

En el curso también intervino el escritor Antonio Muñoz Molina, que puso el acento en la dificultad de hacer comprender a otros países que lo que ocurre en España también es terrorismo 'y no un grupo de románticos encapuchados que bajan de la montaña a pelearse con la policía'. Muñoz Molina lamentó el lenguaje que se usa para referirse al terrorismo de ETA: 'No es lucha armada, sino terrorismo y no son presos vascos, porque no están en la cárcel por ser vascos, sino por haber cometido un delito', puso como ejemplo.

El ex secretario general de los socialistas vascos, Nicolás Redondo Terreros, destacó en el mismo acto 'la gran responsabilidad política del nacionalismo vasco en lo que ha sucedido en los último años', dijo que el PNV 'está en un principio de decadencia extraordinario' y animó a que se le convierta 'en un partido normal, sin los privilegios que se le concedieron en la transición'. También se mostró convencido de que ETA no busca la independencia, 'sino el poder sin límites'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de agosto de 2002