Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fuertes medidas de seguridad y homenajes en todo el mundo

EE UU mantendrá hoy cerradas varias embajadas en algunos países islámicos

El mundo se prepara para afrontar hoy con grandes medidas de seguridad, homenajes y cierto temor a nuevos atentados, el primer aniversario de los ataques que, hace un año, cambiaron la historia. Las fuerzas de seguridad están en alerta en numerosos países, con especial vigilancia ante las embajadas e intereses estadounidenses y ante las sinagogas o locales judíos. Estados Unidos mantendrá hoy cerradas algunas embajadas en el mundo islámico. Y algunos actos oficiales de homenaje a las víctimas competirán con un antiamericanismo popular que no ha decrecido en numerosos países, especialmente en los islámicos. En Kuwait, por ejemplo, el 74% considera a Osama Bin Laden un héroe, según una encuesta publicada recientemente. Y aunque en EE UU se han cancelado para hoy 3.200 vuelos, las principales compañías apenas modificarán sus previsiones.

Europa. En España, el pleno del Congreso se iniciará hoy con la lectura de un documento pactado por todos los grupos políticos en conmemoración de los atentados, mientras que el alcalde de Madrid presidirá un acto de homenaje junto con el embajador de Estados Unidos en España, George Argyros. También la Bolsa recordará a las víctimas de los ataques, y guardará dos minutos de silencio en homenaje a las víctimas. Las celebraciones en Europa se concentrarán ante la sede del Parlamento Europeo en Bruselas y serán íntegramente retransmitidas por satélite a toda Europa. Los máximos responsables de la política exterior de los Quince asistirán, en Nueva York, a la ceremonia conmemorativa organizada por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg. Junto a las celebraciones, los países toman precauciones ante posibles incidentes. Así, en Reino Unido, las carreteras circundantes y las calles de Londres estarán hoy protegidas por puestos de vigilancia móviles. Las autoridades han advertido a la población de que esté 'alerta, pero no alarmada'. En Francia los controles se centran en los lugares turísticos de París, como la Torre Eiffel o los Campos Elíseos, las embajadas estadounidense e israelí y las instalaciones industriales.

Mundo árabe. La alarma ante posibles atentados es especialmente fuerte en los países islámicos, y Estados Unidos ha advertido a sus ciudadanos que viajen por estas zonas 'permanecer alerta durante estos días'. Como único signo público de dolor en Oriente Próximo, las banderas de las principales instituciones ondearán a media asta. La única embajada que cerrará hoy sus puertas en la zona es la de Beirut, mientras que la representación diplomática de Estados Unidos en El Cairo organizará una ceremonia de homenaje sólo para los empleados.

En Pakistán, un país con regiones que están consideradas nidos de terroristas, un dirigente policial ha declarado que 'hemos tomado precauciones, porque ciertos indicios nos hacen temer incidentes'.

En el golfo Pérsico, donde están estacionadas numerosas tropas de Estados Unidos, los cuarteles han sido puestos en alerta, pero no han adoptado medidas extraordinarias. La V Flota de Estados Unidos, que patrulla en la región desde la invasión iraquí a Kuwait de 1991, celebrará una 'ceremonia íntima' para recordar los ataques, según fuentes militares. En Kuwait se recordará a los muertos en los atentados del 11-S con una ceremonia en la embajada estadounidense, que probablemente presidirá el primer ministro, Sheik Saad al Abdulla al Sabah.

En Afganistán, país desde el que se supone que Bin Laden organizó los atentados del 11-S, se han reforzado los controles, especialmente en la ciudad de Kabul, aunque no se espera que se produzcan incidentes, según fuentes militares. Las autoridades afganas han anunciado que no preparan ningún acto en recuerdo de lo ocurrido el 11 de septiembre. El presidente afgano, Hamid Karzai, asistirá al homenaje que la ciudad de Nueva York prepara para las víctimas.

Asia. En algunos países asiáticos, el 11-S se vivirá con especial precaución, especialmente en las zonas de mayor presencia islámica: las embajadas norteamericanas de Yakarta y el consulado de Surabaya, ambas en Indonesia, el país con mayor población musulmana en la Tierra, cerraron ayer sus puertas 'hasta nueva orden'. Tampoco la de Malaisia abrirá hoy, 'por un temor fundado y específico' a sufrir un atentado terrorista, según un portavoz de la misma. Desde Kuala Lumpur, la representación diplomática estadounidense aconseja a los ciudadanos norteamericanos 'que sean especialmente prudentes en los próximos días'.

América Latina. Los países latinoamericanos no tiene previstos grandes actos en recuerdo de las víctimas del 11-S. Ni siquiera México, país limítrofe con Estados Unidos y que perdió a 15 compatriotas en los ataques tiene previsto ningún acto especial. En otros, como Chile, los acontecimientos del 11-S eclipsaron el año pasado el aniversario del golpe militar del 11 de septiembre de 1973. La prensa, los políticos y analistas han dedicado en los últimos días bastante más espacio y atención al recuerdo del atentado en Estados Unidos y sus consecuencias. Sin embargo, en materia de actividades la situación es inversa: sólo la Embajada de EE UU en Chile realizará hoy un acto en homenaje de las víctimas, informa Manuel Délano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de septiembre de 2002