Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bienal de Venecia premia el impulso arquitectónico de la ciudad de Barcelona

El portugués Álvaro Siza obtiene el León de Oro en la muestra veneciana

El jurado de la Bienal de Arquitectura de Venecia decidió ayer conceder un premio especial a la ciudad de Barcelona por 'su liderazgo en el panorama arquitectónico con el impulso de nuevos proyectos'. El premio fue otorgado de forma espontánea y sin candidaturas previas. El alcalde de Venecia, Paolo Costa, recogió el galardón en representación de su homólogo de Barcelona, Joan Clos. El León de Oro al mejor proyecto presentado en la muestra fue para el arquitecto portugués Álvaro Siza, mientras que el japonés Toyo Ito recibió el León de Oro por toda su carrera.

Barcelona presentó en Venecia una obra de dimensiones espectaculares: un fragmento del edificio del Fòrum 2004, obra de los arquitectos Jacques Herzog y Pierre Demeuron. No era un fragmento cualquiera. Sus dimensiones son inusuales: 12 metros de altura y 5 de ancho. Se trata de una reproducción a tamaño real de una parte del patio y de la fachada del edificio. Una obra que, sin embargo, no estaba sola, sino acompañada por otros cuatro proyectos: la torre de Aguas de Barcelona (Agbar), diseñada por Jean Nouvel y que se halla en fase de construcción en la confluencia de la avenida Diagonal con la plaza de Les Glòries; el hotel que ha diseñado Dominique Perrault, también en la zona del Fòrum 2004, y la Ciudad Judicial, obra del arquitecto británico David Chiperfild, que se construirá en la confluencia de Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat. Los tres primeros edificios se hallan todos ellos en la zona de ampliación de la avenida Diagonal que, más de 100 años después de haber sido proyectada por Ildefons Cerdà, ha logrado llegar hasta el mar.

La obra de Herzog y Demeuron es un edificio triangular que tendrá 180 metros de lado por 25 de altura. Está siendo construido sobre una gran explanada de 15 hectáreas e incluye un auditorio con capacidad para unas 3.200 personas. La pieza ahora expuesta en Venecia permite contemplar el color que tendrá la fachada: añil. Dentro de unas semanas, esta misma pieza podrá ser vista en Barcelona.

El portugués Álvaro Siza (1933) ha sido premiado por el edificio de la Fundación Ibere Camago, en Porto Alegre (Portugal). El jurado ha destacado que es un emblema de la 'práctica de la arquitectura como profesión ética'. El edificio, afirma el jurado, 'define un modelo para el futuro, basado en una intensa curiosidad intelectual e investigación creativa'.

El León de Oro al conjunto de una carrera fue para el japonés Toyo Ito (1941) por su contribución a la arquitectura contemporánea.

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, mostró su satisfacción por el premio y resaltó que la arquitectura de Barcelona ha recibido dos grandes reconocimientos internacionales en los últimos años: el otorgado ayer y el que le fue concedido en 1999 por el Real Instituto de Arquitectura Británica (RIBA). El alcalde de Venecia, Paolo Costa, aseguró a los periodistas que enviaría el premio a su homólogo barcelonés.

Clos resaltó que no hay antecedentes de una ciudad que haya recibido dos premios de esta talla internacional, destinados no a una obra determinada, sino al conjunto de la obra que se realiza en la ciudad. 'Entiendo que es un premio a un esfuerzo continuado por realizar una arquitectua amable con las personas, un reconocimiento a una tarea que busca dignificar la ciudad'.

'Estoy muy orgulloso', añadió el alcalde en Tremp, adonde acudió para leer el pregón de la fiesta mayor, 'y seguiremos trabajando en una obra que tiene en cuenta tanto la belleza formal como la proximidad de la gente que debe utilizar esta arquitectura y el urbanismo que la envuelve'.

El jurado otorgó también un premio para el mejor pabellón extranjero, que recayó en Holanda, 'por saber representar de un modo sencillo la arquitectura de las tres últimas generaciones de un país que siempre ha tenido un nivel muy alto en sus construcciones'. Este pabellón es obra de Hemann Herzberger.

El jurado de la Bienal está formado por Michele de Lucchi, arquitecto; Marie-Laure Jousset, miembro de diversas instituciones francesas relacionadas con el diseño y la arquitectura; Richard Koshalek, presidente del Art Center Collage of Design, de Pasadena (California); Rowan Moore, director de la Fundación Arquitectura en Londres, y Terence Riley, del Museo de Arte Moderno de Nueva York. En la Bienal, que permanecerá abierta hasta el 3 de noviembre, se han presentado 140 proyectos firmados por 90 arquitectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de septiembre de 2002