Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acusa al Ejecutivo de 'engañar a los ciudadanos' con el nuevo cálculo telefónico

La diputada socialista Francisca Pleguezuelos acusó ayer al Gobierno de 'engañar a los ciudadanos' con la reforma del marco tarifario telefónico al excluir de la cesta de precios la cuota de abono que todos los usuarios pagan a Telefónica y que supone un capítulo importante de la factura telefónica (un 25%). Las modificaciones en el sistema de precios máximos fueron acogidas con satifacción por las compañías de telefonía.

'Eso no es, ni más ni menos, que engañar a los ciudadanos, porque no es que baja la telefonía fija, es que al sacar la cuota de abono de ese marco tarifario, de ese tope de precios máximos que fija el Gobierno a Telefónica, la cuota de abono sube', aseguró Pleguezuelos.

Responsables del sector de telefonía reunidos en Santander aseguraron que las tarifas continuarán bajando el próximo año, a pesar de los cambios anunciados ayer por el secretario de Estado de Telecomunicaciones. Así lo creen Telefónica, el operador dominante, y Auna, su principal competidor en telefonía fija.

'Bajadas de precios va a seguir habiendo', aseguró Julio Linares, presidente de Telefónica de España. No obstante, el director general del grupo Auna, Antonio Hernández, reconoció que esas reducciones de precios no se producirán 'de la manera tan exagerada' como ocurría anteriormente. Linares criticó el sistema de precios máximos establecido en España y calificó este modelo como 'el más duro de Europa'. Las acusaciones de ser el más estricto de Europa las hizo extensivas a todo el marco de regulación español y pidió libertad de precios, entre otras tarifas, para la de banda ancha.

Telefónica recibió con especiales críticas las limitaciones que se van a establecer a la actividad comercial de la compañía, así como la posibilidad de introducir la factura única, que permitirá a un consumidor facturar todos los servicios, cuota incluida, con el operador que haya elegido. Julio Linares considera negativo estimular este tipo de medidas 'frente a otras que fomentan la inversión'.

La capacidad comercial de Telefónica ha sufrido recientemente otra limitación en cuanto a la posibilidad de lanzar ofertas a los clientes perdidos. La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones elevó de dos a cuatro meses el periodo mínimo en que Telefónica debe abstenerse de lanzar ofertas a antiguos clientes que hubiesen optado por otra operadora.

Para Auna, el grupo más favorecido con estas dos medidas, la decisión del Gobierno supone un empuje para su posición en el mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de septiembre de 2002