Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | El fichaje del jugador más famoso del planeta

Ronaldo eclipsa la Liga

El brasileño, que cobrará lo mismo que Raúl, Zidane y Figo, aterriza en Madrid en medio de una tormenta mediática y pide 20 días para debutar - El Barça evidencia que le falta un goleador y empata con el Atlético - El Betis arrasa al Deportivo en Riazor y el Valencia gana en Mallorca

"Ahora ya podemos hablar de Ronaldos y Portillos". La eufórica frase de Florentino Pérez, lanzada ayer mientras el genio arrastraba toda una caravana mediática por las calles de Madrid, se quedó de momento en una verdad a medias, porque durante toda la jornada solo se habló de Ronaldo. La onda expansiva de la estrella brasileña eclipsó en gran medida el estreno de una Liga que se presumía escuálida por falta de nuevos alicientes hasta la tormentosa noche del sábado.

Ronaldo aterrizó hacia las tres de la tarde en la capital con las secuelas propias de alguien que acababa de sufrir el día más largo de su vida, como él mismo confesó tras pedir un plazo de veinte días para su reaparición en España.

Ronaldo ha cedido al Real Madrid todos sus derechos de imagen. Cobrará lo mismo que los tres socios de honor del club de los mil -Raúl, Zidane y Figo, que se embolsan diez millones de euros, seis netos, por temporada-. Un sueldo inferior al que recibía en Milán, donde el Inter le pagaba 2,6 millones de euros más por campaña. Además, el jugador compensará al Inter con dos millones de euros para que el club italiano no vea mermado su contrato con Nike (el Madrid se viste con Adidas).

Con Ronaldo en capilla, la Liga se puso en marcha con dos focos de atención por encima de todos. En Barcelona, donde el eco del brasileño retumbó más que en ningún otro rincón, el Atlético selló su regreso a la élite con un empate inesperado (2-2), tras un derroche de ocasiones fallidas por parte azulgrana. Un patinazo que confirmó que Van Gaal tiene razón: le falta un goleador puro. Entonces, él sabrá por qué desterró a Rivaldo, no quiso cedido a Ronaldo, se quedó sin caja para Hasselbaink y Jardel, y el club flirteó de mala manera con Morientes.

El gran pelotazo de la jornada lo dio el Betis, que pasó por Riazor como un tizón (2-4), con un Joaquín sobresaliente. Como lo estuvo Baraja, que dio al Valencia el mismo vuelo que ya le procuró la pasada temporada. El campeón se mostró igual de firme que en el curso anterior y cazó tres puntos en Mallorca (0-2). El pulso vasco se inclinó para la Real (4-2), ante un Athletic pálido y fallón en todas sus líneas.

Y hoy le toca el turno al Madrid, que al margen de pasarelas, tiene un partido en serio frente al Espanyol. Un duelo marcado por la ausencia de dos viejos camaradas: Ronaldo y De la Peña. Dos de los repescados para una Liga de las Estrellas que aún hoy tiene plazo para aumentar el firmamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de septiembre de 2002