Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Discriminación sexista en Carrefour

Escribo esta carta para hacerles partícipes de una situación que me ha hecho pensar mucho en la tan anhelada situación de 'igualdad entre los sexos'. El día 23 de julio, sore las 20.30, me dirigí a comprar al centro Carrefour de Las Rosas, en Madrid, con la agradable sorpresa que le detallo a continuación.

Cuando fui a entrar, una señorita me detiene y me dice que no puedo entrar, ya que llevo una 'mochila'. Le expliqué que en la mochila llevo todas mis pertenencias personales y que siempre entro en todos los sitios con ella.

Ante esta situación llamó a un guardia de seguridad y me dijo que no se permitía la entrada con mochilas. Me dijo que se permitía la entrada de mujeres porque 'las mujeres llevan tampones y compresas y se les permite el paso por ello'. Me pregunto yo, ¿las abuelas, también? ¿No sabía yo, a mis 29 años, que la regla de las mujeres duraba toda la vida? Como usted puede entender, ante esta situación decidí hablar con el jefe de seguridad.

Después de esperar como unos quince minutos, apareció esta persona. Le expliqué la situación y mi malestar por ello. Le dije que me permitiera el acceso al centro, ya que no entendía por qué yo con una mochila pequeña no podía pasar y mujeres con grandes bolsos sí. Me dijo que 'eran normas de la empresa y que no podía hacer nada'. Le dije que quería hablar con su superior, y me dijo que él lo era.

Le dije que dejaría la 'mochila' en la taquilla, pero si las mujeres dejaban también sus bolsos, porque el que pueda haber sustracciones de productos no creo que dependa del sexo en cuestión, sino de la persona en sí, sea hombre o mujer.

Sin embargo, me contestó 'que las mujeres siempre habían llevado bolsos y los hombres no, y que, por tanto, los hombres no podían pasar con mochila', lo me que causó una gran indignación. Posteriormente me dijo también que 'a las mujeres se les permitía la entrada con bolsos porque, si no, no entraría nadie a comprar en los establecimientos'.

Y digo yo, esta persona que parece que vive en el siglo pasado y que denota un marcado carácter discriminatorio tanto hacia la mujer como hacia el hombre ¿es el responsable de la seguridad de un centro? Puse una reclamación dirigida directamente a Carrefour y aún no se han puesto en contacto conmigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de agosto de 2002