Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

En Madrid, en agosto 'no hay nadie'

Qué bonito tópico: lo bien que se está en Madrid en agosto, sin gente, con mucho sitio para aparcar, sin colas ni en cines ni en tiendas... Y, claro, hay que adecuar los servicios de transporte a la realidad, a la poca gente que quedamos. Pero la realidad es otra:

Lunes 5: primer día con la línea 10 de metro fuera de servicio. Llego a la estación de Puerta del Ángel, el metro viene lleno hasta reventar (¿de dónde sale la gente?, ¡pero si en Madrid en agosto no hay nadie!) Por megafonía nos informan de que la línea 6 está interrumpida, así como la línea 3, por un problema en Legazpi. Cuando hago el transbordo en Cuatro Caminos, en el andén de la línea 1 hay una avería eléctrica, intervalo de trenes cada 15 minutos; el primero que llega no admite viajeros... Me salgo a la calle a coger un autobús: espero otros 15 minutos y al final llego a mi trabajo, tras hora y cuarto de periplo, ya cansado, la verdad.

Martes 6: a las 7.55 en la parada del autobús gratuito E1, en Batán. El conductor se baja, entra en un bar (a tomar un café, digo yo). Vuelve a las 8.20, llenamos el autobús como sardinas en lata (¿pero cómo, si en Madrid en agosto no hay nadie?).

Miércoles 7: nueva ruta alternativa para ir al trabajo. Cojo el autobús 39 tras 15 minutos en la parada, sube por la cuesta de San Vicente por el carril-bus, mientras que en los otros tres carriles los coches están parados, en un atasco. A la hora de la comida, al lado de mi oficina, sigue habiendo triple fila de coches en los restaurantes (no lo entiendo, porque en Madrid no hay nadie en agosto). ¿Alguien de verdad ha pensado en el futuro? ¿Qué pasará cuando llegue septiembre y siga sin haber línea 10? ¿Qué pasará el año que viene, cuando el metrosur enlace con la línea 10, que llega a estaciones donde trabaja tanta gente como plaza Castilla, Cuzco, Nuevos Ministerios, Alonso Martínez y Tribunal? ¡Ah!, bueno, que están adecuando los trenes para que tengan mayor capacidad. Qué alivio.

Madrid es una ciudad completamente incómoda para vivir. Tras los parones que hemos sufrido durante meses en la línea 10, en la 8, etcétera, todavía nos queda mucho camino por delante que sufrir. Hoy es jueves, 8.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 2002