Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La igualdad en 1.180 horas

La UPV imparte un 'master' sobre las políticas para acabar con la discriminación de las mujeres

El curso universitario recién concluido ha sido el primero del master en Igualdad de Hombres y Mujeres que imparte la Universidad del País Vasco (UPV). Las alumnas, porque todas las inscritas son mujeres, aprenden a descubrir manifestaciones del sexismo que aún impregna muchos rincones de la sociedad, a diseñar espacios de igualdad y a transformar las desigualdades sociales entre personas de uno y otro sexo. Un ejemplo: CC OO recordaba esta misma semana que el salario medio de las mujeres es un 30% menor que el de los hombres.

El master suma 1.180 horas (118 créditos), repartidas en dos cursos, una duración muy superior a otros estudios de posgrado centrados en la igualdad que se imparten en España, según destacan sus responsables, también mujeres.

Y es que, aunque la presencia masculina no está vetada ni mucho menos, como recalcan sus promotoras, lo cierto es que los hombres destacan por su ausencia en este master, financiado básicamente por Emakunde (el Instituto Vasco de la Mujer). No hay ni uno entre el alumnado ni entre el profesorado.

Las 52 profesoras de este master, que se imparte en la Facultad de Psicología, en el campus donostiarra de Ibaeta, se afanan por hacer evidente a sus alumnas desde diversas disciplinas académicas, las desigualdades históricas entre mujeres y hombres en distintos ámbitos. Entre ellas hay sociólogas, periodistas, juristas, arquitectas, historiadoras, etcétera.

Cada una de ellas ha hecho o hará el curso próximo 'una revisión crítica de sus propias disciplinas académicas porque los saberes tradicionales son producto de los hombres', recalca la profesora de Derecho Maggy Barrère, una de las responsables. El objetivo del master es 'empezar a poner ladrillos para construir la igualdad', subraya. Las otras coordinadoras son la profesora de Filosofía Arantza Campos y las doctoras Maite Erro, en Psicología, y Arantza Elizondo, en Ciencias Políticas. Todas son de la UPV.

La igualdad como disciplina académica es aún un espacio minúsculo y que no atrae al público en general. De hecho, buena parte de las estudiantes son 'gente concienciada, muy curtida' en este ámbito. El que un porcentaje concreto del alumnado tuvieran que ser licenciados dificultó la creación del grupo que integrará la primera promoción, admiten. Dieciocho alumnas son licenciadas y las dos restantes, diplomadas.

La investigación también es un ingrediente importante del master. Cada alumna ha elegido una cuestión en que ya ha empezado a trabajar. La temática es diversa. La participación de la mujer en el deporte, la coeducación, ser madre y estar soltera o el sexismo en los anuncios institucionales son un puñado de los asuntos elegidos. También realizarán prácticas en ayuntamientos como agentes de igualdad.

Dos años atrás surgió en un seminario la idea de este master en igualdad. En otoño comenzará su segundo curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de julio de 2002