Un nuevo museo acoge el fondo original del escultor Apel.les Fenosa

El centro muestra 681 piezas moldeadas antes de ser fundidas

'Sabios dedos me pensaron la forma que soy y guardo'. Con este pequeño poema, Salvador Espriu definía la obra y la personalidad del escultor Apel.les Fenosa (Barcelona, 1899-París, 1988), un significativo creador cuya proyección ha sufrido los contratiempos de una difícil clasificación. Desde el pasado viernes 19 de julio, su trayectoria puede alcanzar un mayor reconocimiento con la inauguración del Fondo del Taller Apel.les Fenosa, situado en la Casa del Portal del Pardo, una construcción del siglo XVI que el escultor compró en la localidad de El Vendrell, cercana a Tarragona.

'El problema de Apel.les Fenosa consiste en que es un escultor al que no se sabe ubicar. Algunos lo tienen por noucentiste, cuando sólo tiene una primera etapa. No encaja en las vanguardias y otros lo sitúan entre los evolucionistas. Para mí, la mejor definición es que es un artista de entreguerras', explica Josep Miquel García, director del museo, cargo que ha estrenado recientemente. García considera lamentable que el Museo Reina Sofía no tenga ninguna obra suya.

La viuda del escultor, Nicole Fenosa, verdadera alma del proyecto, cree que existe por parte de las instituciones una dejadez por difundir la obra de muchos artistas que como su marido vivieron la dureza del exilio. 'Es escandalosa la dejadez de las autoridades en recuperar a estos artistas'. La viuda de Fenosa es la presidenta de la Fundación Apel.les Fenosa, que ha financiado la rehabilitación de la sede del Fondo del Taller.

El museo, cuyo proyecto de rehabilitación ha sido realizado por los arquitectos Josep Benedito y Eulàlia Marqués, muestra las piezas originales moldeadas por Fenosa antes de ser fundidas. En total se presentan 681 de las 1.155 que posee la Fundación de un total de 1.522 piezas que incluye el catálogo razonado de la obra del escultor que acaba de publicar Ediciones La Polígrafa.

Compromiso

La organización de las piezas es temática respondiendo a cuatro de los grandes temas que trató el escultor: los de compromiso social, los retratos, la mitología y las mujeres. 'Mi marido nunca utilizaba modelos porque decía que si eran guapas, no podía trabajar, y si no no lo eran, mejor huir'. Entre los retratos se encuentran los moldeados de los rostros de numerosos poetas.Uno de ellos es el de Jean Cocteau, que conoció en París. Fenosa llegó a la capital francesa en 1920 para no tener que hacer el servicio militar en España. En 1923 conoció a Picasso, quien le apoyo comprándole numerosas piezas. Vivió en París hasta 1929. Emprendería un segundo exilio al finalizar la guerra civil.

Su sufrimiento por los desastres de las guerras se plasmaría en una obra que hasta hace dos años no fue situada en su emplazamiento: el monumento en memoria de la víctimas de la localidad francesa de Oradour-sur-Glane, arrasada por los nazis. El obispo de la zona impidió durante años el emplazamiento de la obra al tratarse de una mujer desnuda embarazada. El museo muestra una de los modelados de esta pieza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de julio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50