Pasqual Maragall aboga por potenciar 'un eje económico de la Cataluña interior'

Cataluña tiene una estructura económica en forma de T con vértices en Girona, Tarragona y Lleida y un punto de unión en Barcelona, y Pasqual Maragall -presidente de los socialistas catalanes y candidato a la presidencia de la Generalitat- cree que el país debe tener un nuevo corredor económico, 'una segunda línea', que sea el nuevo motor. Maragall expuso esta idea ayer en la Universitat d'Estiu del PSC, que se celebró en Manresa.

La idea de esta 'segunda línea' auspiciada por Maragall se basa en el hecho de que la zona de crecimiento histórico de Cataluña, el litoral, 'ya está saturada', y ahora se trata de crear un nuevo espacio para el crecimiento económico que sea 'el eje de la Cataluña interior'. Es un eje que incluye Lleida, Igualada, Manresa, Vic y Girona, y contempla, entre otras reaizaciones, el desdoblamiento del Eix Transversal, la creación de una línea ferroviaria paralela al mismo, y la de un aeropuerto de carga -pero también para la aviación civil- en la zona de Lleida. Para esto último podría reutilizarse el aeródromo de Alfés (Segrià), en el caso de que pudieran superarse las limitaciones legales derivadas de su cercanía a una zona protegida. Según explicó tras la intervención de Maragall el también diputado socialista Manel Nadal, se trataría de un aeropuerto catalán, al margen de la red de aeropuertos del Estado.

Maragall pidió ayer a los suyos que trabajen para dotar de contenido la estrategia que dice necesitar el país. Según el líder socialista, el Gobierno de CiU está falto 'de pensamientos e ideas y está obsesionado en mantenerse en el poder'. Maragall aseguró que el espectáculo de CiU con su interés por mantener su dominio político 'es poco edificante' y afirmó: 'Los catalanes estamos pagando un sueldo de presidente a uno que actúa como jubilado y un sueldo de jefe de Gobierno a otro que es un estudiante', en referencia a Pujol y Mas, respectivamente. De Pujol dijo también que es un 'comentarista', tras su intervención sobre el conflicto de la isla de Perejil, y precisó que se trataba de comentarios de gran valor, pero lamentó que no ejerciera más de presidente de Gobierno.

Las declaraciones de Pasqual Maragall tuvieron respuesta por parte de Artur Mas, que acudió por la tarde al Festival de Música de Cantonigròs, informa Europa Press. El conseller en cap aseguró que 'Montilla y compañía le han puesto un bozal a Maragall'. 'No le dejan hablar, porque cuando lo hace mete la pata', afirmó. Y aseguró, en relación con lo que sobre Pujol y sobre él mismo había dicho el líder socialista: 'Ahora le reñirán en Madrid, porque si yo tengo problemas de juventud, Zapatero aún tiene más'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de julio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50