La mitad de los funcionarios locales ha acreditado el perfil de euskera

Estos municipios concentran el 90% de la población de la comunidad autónoma

La mitad de los funcionarios municipales que están obligados a conocer el euskera por el puesto que ocupan o por porcentaje de ciudadanos bilingües en su municipio ha conseguido acreditar el conocimiento exigido. De esta forma, ya disponen del perfil lingüístico requerido 3.299 empleados de los 6.736 a los que la administración les había fijado fecha de preceptividad, es decir, el momento preciso en el que debían demostrar que tenían el nivel de euskera necesario para el trabajo que desempeñan. El resto, hasta completar los 6.736, se reparten entre los que no han acreditado el perfil y están en el proceso para lograrlo (12,16%), los que disponen de alguno, pero es inferior al exigido (9,52%), los exentos por edad (8,30%) y los puestos vacantes (21,04%).

Los ayuntamientos vascos cuentan con un total de 15.577 empleados. Cada puesto de trabajo tiene asignado un perfil, pero sólo a 6.736 de ellos (43,24%) se les había señalado la fecha para acreditarlo. El índice de preceptividad medio de los ayuntamientos de la comunidad es del 33%, que puede ir desde desde el 10% de algunos municipios (donde no se habla euskera) hasta casi el 100% de las localidades más euskaldunes de Guipúzcoa.

El perfil se fija en función del tipo de trabajo y la fecha de exigencia, en base al porcentaje de población bilingüe existente en la provincia o el municipio donde el funcionario presta sus servicios. El perfil 1, el más sencillo, está destinado para los puestos sin cualificar y el 4, el más complejo, es para los trabajos muy específicos.

El mayor porcentaje de funcionarios que ha acreditado ya su conocimiento de euskera se da entre los que tienen asignado el perfil lingüístico 2, según un informe elaborado por la Viceconsejería de Política Lingüística. De esta forma, 1.845, el 52,39% de los que tienen la obligación de tenerlo disponen de él. En el caso del perfil 3 el porcentaje es del 48,51% y baja hasta el 41,80% para el 1 y al 37,08% para el 4.

El Gobierno vasco puso en marcha a comienzos de la década de los 90, con el apoyo mayoritario del Parlamento, un plan para extender el conocimiento del euskera entre los empleados de las distintas administraciones. En primer lugar, se atribuyó a cada institución (Gobierno, ayuntamientos o diputaciones) un número de empleados a euskaldunizar en función del porcentaje de vascoparlantes existente en el municipio o la zona. Las instituciones se encargan de facilitar a sus trabajadores tiempo y recursos para el aprendizaje de la lengua. Los funcionarios que no superen los exámenes, sin mediar razones de edad o de incapacidad manifiesta para el aprendizaje de idiomas, corren el riesgo de perder la propiedad de su plaza y ser trasladados a otro puesto.

Con el paso del tiempo, los ayuntamientos han ido aprobando sus propios planes de euskera en un intento de acercarse mejor a las auténticas necesidades de su municipio. En la actualidad, 101 municipios, que representan al 40% del total de Euskadi, ya han aprobado su plan. Mientras, otros 20 están en proceso de elaboración de ese documento. Según un portavoz del Departamento de Cultura, del que depende la viceconsejería de Política Lingüística, los ayuntamientos que tienen plan de euskera abarcan al 90% de la población vasca.

Este portavoz recalca la idea de que los ayuntamientos elaboran sus planes de euskera en función de su realidad lingüística. 'No es lo mismo un ayuntamiento grande, como Getxo o Eibar, que uno que tenga dos o tres funcionarios. Los niveles de exigencia varían en función del número de ciudadanos bilingües que vivan en cada sitio', explica. Eso significa que todos los puestos tienen el mismo perfil según la labor que realicen, pero lo que no es igual es su fecha de preceptividad. El secretario de un ayuntamiento de Guipúzcoa tiene asignado el mismo perfil que uno de un municipio de la Rioja Alavesa, pero la obligación de acreditarlo es diferente para ambos debido a la realidad sociolingüística de ambas zonas. El predominio de ciudadanos vascoparlantes en Guipúzcoa hace que saber euskera sea más imperioso para desempeñar el cargo.

'Si la población es 100% euskaldun será preceptivo tener el nivel desde el primer momento. Si sólo un 10% de la población es bilingüe, es posible que sea preceptivo dentro de diez años', explica, a modo de ejemplo, el portavoz de Cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de julio de 2002.