Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rodríguez Zapatero reprochará a Aznar los escándalos financieros en el debate de la nación

Las piezas del puzzle del discurso del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, para el debate del estado de la nación del próximo día 15 están ya sobre la mesa. Queda el encaje con un hilo conductor que Zapatero engarzará en la víspera y que podría cambiar tras el discurso del presidente del Gobierno, José María Aznar, como hizo el año pasado. Pero el líder del PSOE tiene la idea de que en un año el Gobierno ha mermado su capacidad de generar confianza y ha aumentado la 'inseguridad', en las calles, en el terreno laboral y en las expectativas de futuro, según sus asesores. Zapatero imputará al Ejecutivo responsabilidad en los casos Gescartera y BBVA.

El proceso de preparación del debate de Zapatero, el segundo desde que llegó a la secretaría general del PSOE, comenzó hace mes y medio. El peso fundamental recaerá en el portavoz parlamentario, Jesús Caldera, y la coordinación y el trabajo 'de campo' lo lleva el sociólogo José Andrés Torres Mora, jefe de gabinete de Zapatero.

Hace seis semanas, Zapatero, como hace con frecuencia, telefoneó por la noche, muy tarde, a Torres Mora para hacerle partícipe de sus reflexiones sobre el estado del país. El jefe de gabinete empezó a escribir las reflexiones de Zapatero. Sus preocupaciones no han variado, sino que se han afianzado en estas semanas respecto a que el Gobierno no genera confianza, al tiempo que entre amplias capas sociales crece el sentimiento de inseguridad: en las calles, por el aumento de la criminalidad, en la vida laboral y, en general, en sus expectativas de futuro, según fuentes del entorno de Zapatero.

Primer paso

Con esta primera larga conversación se dio el primer paso para preparar el discurso del debate de la nación. Desde entonces, Torres Mora ha organizado ya diez reuniones, y todavía celebrará otras tres, con grupos escogidos de diputados y senadores y con miembros de la ejecutiva federal. Por segunda vez, ya ocurrió el pasado año, los interlocutores socialistas consultados remachan que Zapatero no se examina, sino que es Aznar quien tiene que rendir cuentas. No obstante, la mayoría de los consultados reconocen que sería inútil hacer abstracción de que también se juzga al líder socialista.

En estas semanas, aunque todos los avatares de la huelga general han consumido mucho tiempo político en el PSOE, su líder ha estado muy pendiente de la marcha de estos trabajos. En las últimas horas él mismo ha comunicado que, aunque hayan quedado sepultados por otros acontecimientos, sí piensa colocar en un lugar destacado de sus juicios los escándalos económicos de esta temporada: Gescartera y BBVA, e incorporará el del Banco Santander.

En sus comentarios últimos, Zapatero ha trasladado que también hay materia en el área internacional, ya que, a su juicio, España no ha aprovechado todo lo que hubiera podido la presidencia europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002