Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y Europa intervienen para frenar la fortaleza del yen

Los bancos centrales tratan de apoyar las exportaciones niponas

La Reserva Federal de EE UU y el Banco Central Europeo (BCE) intervinieron ayer en el mercado de divisas para debilitar al yen japonés. La depreciación de esta moneda es clave para el Gobierno de Japón, puesto que uno de los pilares de la recuperación de la economía es el aumento de las exportaciones del país y ello sería más difícil con una divisa fuerte. La intervención también fortaleció al dólar frente al euro.

MÁS INFORMACIÓN

Los bancos centrales de las grandes economías del mundo intervinieron ayer en los mercados de divisas a petición del Gobierno japonés para frenar la escalada de la divisa nipona. Ayer fue la primera vez, desde el pasado mes de septiembre, que Tokio pide ayuda a los bancos centrales de sus socios del G-7 para no poner en peligro el futuro de las exportaciones japonesas.

En el plan de reactivación económica diseñado por el Gobierno del primer ministro Junichiro Koizumi, el comercio exterior es crucial. Y si el Banco de Japón no es capaz de mantener débil al yen ese recurso para impulsar la economía se iría al traste. Las exportaciones japonesas ya de por sí han sido bastante dañadas por la desaceleración económica de EE UU como para que ahora una revalorización del yen las encarezca y las haga todavía menos competitivas.

El dólar salió muy fortalecido de esta operación de rescate y recuperó ayer algo del terreno perdido ante el euro y el yen en las últimas sesiones. Bien entrada la tarde de ayer, la divisa estadounidense llegó a cambiarse a 120,26 yenes, desde los 119,64 yenes por dólar del jueves. Tras la intervención, el yen cotizaba en torno a los 119,68. La moneda única europea, por su parte, llegó a cotizar a un máximo de 0,9998 por dólar para después depreciarse a los 0,9905. Frente a la divisa japonesa, se cambiaba a 118,54 jenes por euro.

El Ministerio japonés de Finanzas, ya a última hora del día, confirmó que el Banco de Japón había vendido yenes a cambio de otras monedas y que había contado con la colaboración de la Reserva Federal (banco central de EE UU) y del BCE para presionar a la baja al yen frente al dólar y al euro.

Los analistas esperaban una intervención de las autoridades japonesas en los mercados después de los rápidos ascensos del yen frente al dólar en recientes jornadas. Lo que no preveían es que la Reserva Federal y el BCE participaran en la operación, como ya había sucedido el pasado 28 de septiembre.

Los expertos calculan que el Banco de Japón ha intervenido en siete ocasiones en los mercados de divisas desde el pasado 22 de mayo y que ha vendido yenes por un valor de entre 25.000 y 30.000 millones de dólares (entre 25.135 y 30.162 millones de euros) para frenar su escalada.

Esas intervenciones en solitario lograron retrocesos momentáneos del yen frente al dólar y el euro, pero no consiguieron modificar la tendencia alcista que presenta desde hace meses y que le ha llevado a revalorizarse más del 10% ante el dólar en este trimestre. La recuperación de la divisa estadounidense coincidía con una nueva jornada de ganancias en las bolsas neoyorquinas, lo que contribuyó en parte a sustentar la tendencia alcista de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de junio de 2002