Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños españoles han crecido una media de diez centímetros en 16 años

Las nuevas curvas de referencia controlarán con mayor precisión el desarrollo infantil

Los niños españoles han crecido diez centímetros de media en los últimos 16 años. Pero también son cada vez más gordos. Durante este tiempo, el porcentaje se ha duplicado y actualmente el 14% de los que tienen entre 2 y 25 años padece obesidad. La tasa global de sobrepeso afecta al 26%. La incidencia es mayor en Andalucía y Canarias, con el 18% del total. Por el contrario, Baleares y Cataluña, con el 9%, y el País Vasco, con el 12%, están por debajo de la media estatal.

La talla media de los hombres a los 21 años es de 1,78 centímetros y el peso, de 75 kilos. En las mujeres, la altura media es de 1,65 para 59 kilos. El 34,9% de hombres mayores de 18 años mide más de 1,80 y sólo el 0,21% de la misma franja mide menos de 1,60. En cuanto a las chicas, el 16,3% supera el 1,70 y el 24,8% se sitúa por debajo del 1,60 centímetros. Como conclusión, han crecido 10 centímetros desde 1984 y aumentado 9 kilos.

Estos datos están recogidos en el estudio Enkin 1998-2000, realizado sobre 3.965 personas de entre 2 y 25 años, de toda España, que ayer fue presentado conjuntamente en Bilbao por la Asociación Española de Pediatria (AEP), la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

El informe se incluye en Nuevas Curvas de Referencia para la Tipificación Ponderal que establecen el crecimiento de la población infantil y juvenil y que está previsto sea utilizado por todos los pediatras en un breve plazo de tiempo. Ya se han empezado a distribuir 7.000 gráficos, según explicaron a este periódico Lluís Serra, director del estudio y presidente de la SENC, y Javier Aranceta, codirector del informe y miembro de la junta directiva de SEEDO. 'Los pediatras utilizamos un instrumento inadecuado y obsoleto para diagnosticar la obesidad y las curvas de crecimiento, basado en sistemas de otros países, lo que lo hace impreciso. A partir de ahora, dispondremos de unas curvas de referencia para la población española', destaca Serra. Aranceta incide en que los pediatras contarán con una herramienta nueva que permitirá tipificar el desarrollo y crecimiento de la población de entre 2 y 25 años.

Ambos remachan que los índices de obesidad son 'preocupantes', por lo que abogan por la adopción urgente de medidas encaminadas a su prevención. Por ello, han diseñado un decálogo de actuaciones que incluye diferentes estrategias dirigidas a los periodos críticos de desarrollo de la obesidad, como son la gestación, el primer año de vida, la etapa preescolar y la adolescencia. Asimismo, se propone incorporar a la educación nutricional teórica (en la escuela) y aplicada (escuela y familia) mensajes en relación con la limitación en el consumo de bollería industrial, dulces, snacks, refrescos azucarados y bebidas alcohólicas. 'Cuando el padre y la madre son gordos, hasta el perro es gordo', dice Aranceta.

Las variables que determinan la obesidad infantil y juvenil están directamente relacionadas con un menor nivel socioeconómico y cultural y con ser residente de un hábitat urbano; tener menos de 13 años y ser chico. El número de niños gordos se duplica al disminuir el nivel de ingresos familiar. Los factores protectores de la obesidad en estas primeras edades se identifican con la lactancia materna; la práctica del ejercicio físico en lugar de la adicción a la televisión y a los juegos de vídeoconsolas y ordenador; el consumo adecuado de frutas y verdudas en detrimento de la bollería y golosinas, y un desayuno saludable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de junio de 2002