Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno autónomo reclama al central que 'flexibilice y reduzca' las limitaciones para construir nuevos pesqueros

El Ejecutivo vasco solicitó ayer a la secretaria general de Pesca del ministerio correspondiente, Carmen Fraga, una reforma legal que 'reduzca y flexibilice' las limitaciones establecidas por un Real Decreto de 1998 para la construcción de barcos pesqueros. El viceconsejero vasco de Pesca, Luis Miguel Macías, explicó ayer tras reunirse con Fraga en Madrid que se trata con ello de responder a la intención de la Comisión Europea de suprimir todas las ayudas a la modernización y renovación de la flota, con una normativa nacional más flexible.

El Gobierno autónomo pretende así, según añadió Macías, que España pueda prepararse internamente ante la posibilidad de que en 2007 se cancelen las ayudas para la construcción y renovación de barcos de pesca.

Macías criticó la 'debilidad jurídica' que tiene la medida de la Comisión Europea, puesto que 'no podría prosperar si cada Estado miembro no acepta la modificación presupuestaria de sus planes aprobados y que estarán vigentes hasta 2006'.

Mientras, el Parlamento vasco rechazó en el pleno de ayer con la abstención de Batasuna, la reforma de la Política Pesquera Común e instó a la Comisión Europea a retirarla, manteniendo las ayudas estructurales ya aprobadas, el empleo y la actividad económica de las comarcas pesqueras.

El Partido Popular llevó a la Cámara una proposición de ley en contra de esta reforma, que prevé la desaparición de unos 2.000 barcos pesqueros en toda España. Finalmente, la propuesta salió adelante con una enmienda transaccional firmada por todos los grupos, salvo Batasuna, que presentó su propia enmienda a la totalidad.

El consejero de Agricultura y Pesca, Gonzalo Saenz de Samaniego, quien participó en un acto de su departamento en San Sebastián felicitó primero al Parlamento por el acuerdo logrado, y después criticó al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación por hacer 'oídos sordos' a la petición de su departamento de tener presencia directa en las negociaciones de la reforma pesquera que pretende la Comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002