Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA HUELGA GENERAL DEL 20-J

El dispositivo de seguridad arranca con controles y cierre de fronteras

España ha comenzado a aplicar ya la suspensión parcial del acuerdo de Schengen sobre la libre circulación de personas en territorio de la UE. La Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía reinstauraron ayer la vigilancia fronteriza con Francia, sobre todo en Girona, y montaron controles de tráfico en carreteras de toda España, especialmente severos en los accesos a Sevilla. La suspensión temporal del artículo 2.2 del acuerdo Schengen, que permite cerrar el paso a España de ciudadanos de otros países, se mantendrá hasta el día 22.

Los dispositivos policiales fueron especialmente duros en las entradas de Sevilla, donde la Guardia Civil colocó controles prácticamente en todas las vías. Las retenciones llegaron a los cinco kilómetros en algunas de las principales carreteras de acceso a la ciudad y algunos conductores estuvieron detenidos en sus automóviles cerca de tres horas.

Los primeros controles serios relacionados con la cumbre del Consejo Europeo han sentado muy mal entre la población de Sevilla, ya que se montaron al mediodía y primeras horas de la tarde, cuando la temperatura rondaba los 37º grados. Además de los habidos en Sevilla, hubo controles en otras de zonas de Andalucía y de España, especialmente en las carreteras que llevan al sur.

Vigilancia en la costa

Pero, según los planes de seguridad elaborados para la cumbre del Consejo Europeo, esto no ha hecho más que empezar. De hecho, la vigilancia de las carreteras irá en aumento y afectará a casi todas las provincias andaluzas. Según las hipótesis de trabajo que manejan la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, los grupos susceptibles de cobijarse tras las marchas ciudadanas de los días 20 y 22 para realizar actos violentos o de vandalismo podrían haber llegado a Andalucía escalonadamente durante las últimas semanas. Así, se ha extremado la vigilancia en las zonas costeras de Huelva y Cádiz, en donde hay un constante trasiego de visitantes en los cámpings.

Dentro del casco urbano de Sevilla ya están levantadas casi todos los perímetros de seguridad alrededor de los hoteles y distintas sedes que se utilizarán durante la cumbre. Así, el pasado jueves comenzó el operativo especial de tráfico en la barriada de Sevilla Este, en donde está el Palacio de Congresos, sede de las reuniones de los jefes de Estado y de Gobierno que acudirán a la cumbre. Por otra parte, la zona de seguridad en torno al hotel Alfonso XIII, la Universidad y la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía (el Palacio de San Telmo) quedará mañana cerrada al tráfico, excepto para autobuses urbanos y taxis, informa Daniel Gil.

El diseño de la cumbre afecta a casi toda la ciudad, ya que las reuniones del Consejo Europeo, se celebran a varios kilómetros de los hoteles donde se hospedarán los altos cargos europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002