La FAD y otras 12 entidades se adhieren al manifiesto contra la biblioteca en el Born

Las espadas vuelven a cruzarse a propósito de la biblioteca del Born. El Fomento de las Artes Decorativas (FAD) y otras 12 entidades culturales, ciudadanas y universitarias, entre ellas los Amics dels Museus de Catalunya, la Associació Catalana de Crítics d'Art, los Veïns en Defensa de la Barcelona Vella y el departamento de Historia Moderna y Contemporánea de la Universidad Autónoma, han firmado el manifiesto que el pasado 30 de abril hicieron público los profesionales del patrimonio y de la gestión cultural, en el cual se pronunciaban en contra de la cohabitación en el viejo mercado barcelonés de la biblioteca y el yacimiento arqueológico.

Tras haber tenido acceso al esbozo de proyecto de biblioteca de los arquitectos Enric Sòria y Rafael de Cáceres, tal como habían solicitado a las administraciones en un posterior comunicado fechado el 14 de mayo, los arqueólogos, museólogos y restauradores han redactado un informe técnico en el que argumentan su oposición a la infraestructura bibliotecaria y se pronuncian a favor de un proyecto museológico que preserve los restos y evite un 'rápido deterioro' que, a su juicio, puede producirse por efecto de 'las goteras, los hurtos, los excrementos de palomas, los cambios de temperatura, la falta de medidas de consolidación y la política de hechos consumados'.

Más información
Qué hacer con el Born

Tras conocer el proyecto de los arquitectos, los patrimonialistas se entrevistaron con el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Ferran Mascarell, a quien le expusieron sus conclusiones. Aunque lo han solicitado, no han tenido la misma suerte con el director general de Patrimonio Cultural de la Generalitat, Marc Mayer, quien hasta la fecha no les ha recibido. La institución autonómica ha observado en todo este asunto un cerrado mutismo. Un lacónico comunicado de Mayer favorable a estudiar la compatibilidad de los restos y la biblioteca ha sido todo el pronunciamiento público que hasta la fecha se ha producido por parte de la Generalitat. Ayer mismo, este diario intentó recabar la opinión del departamento ante el nuevo manifiesto, pero no obtuvo respuesta.

Los arqueólogos y museólogos consideran que las soluciones arquitectónicas apuntadas en el esbozo conducen hacia una biblioteca con 'unas salas y unos servicios dispersos y mal comunicados'. El hecho de que la comisión de calidad de Ciutat Vella, en un dictamen hecho público el 4 de junio, apostara por reducir la superficie de la instalación lleva a los firmantes del informe a concluir que el proyecto podría resultar válido para una biblioteca 'de barrio', pero no para la pretendida biblioteca central urbana.

El informe considera que el esbozo de los arquitectos no respeta los valores arquitectónicos y la unidad de espacio del edificio de Fontserè ni tampoco los restos arqueológicos, los cuales, según el dictamen de la comisión de patrimonio de la Generalitat hay que preservar in extenso. Los soportes de las plataformas de la biblioteca y la construcción de una sala de actos en la esquina del recinto que da a las calles de Fusina y Comercial constituyen, en su opinión, un perjuicio grave para los restos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El escrito de la comisión de calidad de Ciutat Vella hablaba en efecto de 'conservación sustancial de las ruinas', no de su totalidad. El área de Urbanismo ya había evaluado un año antes, a través de esta misma comisión aunque con algunos miembros cambiados, la adecuación del Born para construir una biblioteca. Aunque en el primer párrafo constaba la poca idoneidad de ese espacio, luego apuntaba diversas soluciones de cierre de la cubierta para construir la biblioteca. Todo ello sucedía cuando los restos aún no habían sido excavados.

Sin proyecto museológico

Los museólogos echan en falta que el anteproyecto de los arquitectos ni siquiera cite la necesidad de 'un proyecto museológico y museográfico', que también debería tener su plasmación arquitectónica. Precisamente, una comisión independiente impulsada por el Museo de Historia de la Ciudad está redactando una propuesta de utilización del Born, en caso de que no llegara a construirse la biblioteca. Forman parte de esta comisión los historiadores Josep Fontana, Ricardo García Cárcel y Albert García-Espuche, entre otros. Sus conclusiones se harán públicas la próxima semana.

El asunto del Born ha provocado divisiones en el seno del Ayuntamiento. El Instituto de Cultura de Barcelona, que preside Mascarell, se muestra poco convencido de la idoneidad del Born para albergar la biblioteca provincial, máxime tras el hallazgo de los restos.

El área de Urbanismo, de la que se responsabiliza Josep Antoni Acebillo, en cambio, reclama que se encargue a los arquitectos un proyecto firme de biblioteca, en el convencimiento de que existen soluciones técnicas para hacer viable la cohabitación, opción por la que también aboga el distrito de Ciutat Vella.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS