Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

El polémico Graham Poll

El árbitro inglés que anuló dos goles a Italia no hizo sino aumentar su mala fama en la 'Premier'

Graham Poll nunca será bien recibido en Italia. El árbitro en el partido que Italia perdió 2-1 contra Croacia, pero en el que anuló dos goles a azurri, quizás no haya sido el principal responsable de lo que fue una evidente injusticia. Su asistente danés fue el que señaló un fuera de juego inexistente para el primer gol anulado, y una falta italiana bastante dudosa para el segundo.El delantero italiano Vieri fue directo a por él, ayer en sus declaraciones: "Los dos errores son como para fusilarle". Más enigmático fue el presidente de la Federación Italiana de Fútbol, Franco Carraro, al señalar que "los errores existieron, pero serán compensados".

Pero la verdad es que el inglés Poll nunca es bien recibido en los campos de fútbol de su propio país. Siempre parece atraer la polémica. En un partido de la Premier League hace año y medio logró destrozar como espectáculo un partido entre Arsenal y Liverpool debido a lo que todos los presentes consideraron la absurda expulsión de tres jugadores. Poll logró esa tarde hacer algo que nunca había ocurrido en un campo de fútbol inglés y seguramente jamás volverá a ocurrir. Que los seguidores de ambos equipos se pusiesen completamente de acuerdo, que los hinchas del Liverpool y el Arsenal coreasen, al mismo tiempo, las mismas palabras -"No sabes qué carajo estás haciendo", sería la versión educada de lo que dijeron en inglés- dirigidas al mismo objetivo, Graham Poll.

Hace seis meses ocurrió algo parecido en otro partido del Arsenal, esta vez contra el Newcastle. Expulsó a dos jugadores del Arsenal y concedio un penalti dudosísimo al Newcastle. Al final del partido Thierry Henry, el delantero francés del Arsenal, le persiguió por todo el campo, gritándole, indignadísmo. Lo que le costó una multa a Henry, pero fue la fiel expresión de lo que mucha gente en el fútbol inglés, no sólo aficionados del Arsenal, opinaban de Poll.

Pero Poll tiene sus antecedentes dudosos fuera de Inglaterra, en partidos entre selecciones nacionales. Y específicamente en una eliminatoria para este Mundial. El motivo por el cual España ha jugado un partido ante Eslovenia se debe tanto a Poll como a los méritos de los jugadores eslovenos. Al menos así lo ven un gran número de rusos y de yugoslavos. Eslovenia obtuvo los puntos decisivos para clasificarse, a expensas de Yugoslavia, debido a una victoria en casa ante Rusia. El partido iba empatado hasta que en el último minuto Poll pitó un penalti a Eslovenia que, según muchísima gente que lo vio, nunca existió.

Poll, cuya selección para el equipo de árbitros mundialistas sorprendió a mucha gente en Inglaterra, no disimula sus deseos de protagonismo. Le gusta hacer entrevistas en televisión, por ejemplo, en una de las cuales reconoció que a comienzos de su carrera arbitral tomó la decisión de expulsar a jugadores no tanto porque su comportamiento en el campo lo mereciera sino porque era una buena forma de llamar la atención y de anunciar que él, Poll, era un árbitro duro. En otra entrevista reconoció que "el ego" era un gran motivador.

Por todas estas razones, y muchas más, el Observer de Londres le dio un premio a Poll el mes pasado. Le nombró "el peor árbitro de la Premier League". Y el Observer también dijo que de todos los ingleses que habían sido seleccionados para ir al Mundial, Poll era el más afortunado, y el que menos lo merecía. No es que nadie le acuse de tomar partido, de favorecer a un equipo sobre otro. "No es eso", explicaba un periodista inglés ayer. "Es simplemente que no tiene ni idea."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de junio de 2002