Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El TSJ dice a Molines que tiene que pedir la ejecución del fallo del Teatro Romano

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano no responde a las alegaciones del abogado Marco Molines sobre la propuesta presentada por la Consejería de Cultura para derribar la rehabilitación de los arquitectos Grassi y Portaceli en el Teatro Romano de Sagunto, porque no ha solicitado formalmente la 'ejecución de sentencia'. Molines se opuso a las obras de rehabilitación y es una de las partes en el largo proceso que declaró ilegales las obras. En sus alegaciones al plan de Cultura para cumplir el fallo judicial, instó a que se llegara a un acuerdo, a un consenso sobre la reversibilidad de las obras consideradas ilegales, pero no pidió expresamente la ejecución de la sentencia sobre el Teatro Romano.

La resolución de la sección primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ, con fecha del 5 de junio, insta al abogado y asesor del Consell Marco Molines a que presente primero formalmente la petición para que se ejecute la sentencia que declaró ilegales las obras. El TSJ responderá a las consideraciones de Molines sobre los planes de Cultura si solicita expresamente, tal como recoge la ley, la ejecución de la sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de junio de 2002