Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hacinamiento de reclusos convierte Fontcalent en un 'polvorín' en potencia, según los socialistas

'El hacinamiento y la masificación de presos convierten a Fontcalent en un potencial polvorín'. La aseveración no es fruto de una fría estadística, si no consecuencia de una visita sobre el terreno, la que ayer cursaron a las instalaciones del centro penitenciario de Alicante Juana Serna, Justo González y Mercedes Gallizo, diputados del PSOE.

Tras el recorrido por el recinto carcelario, que se prolongó por espacio de tres horas, los cargos públicos socialistas resaltaron, primero, la relación inversamente proporcional entre el número de reclusos que alberga el centro y los funcionarios para su vigilancia. 'En Fontcalent hay en la actualidad 1.001 presos, de los cuales el 26% es extranjero, mientras los funcionarios son 360, y no 400 como dice el Gobierno', precisó Serna. La cárcel está concebida para albergar un máximo de 450 internos. La diputada destacó también que esta superpoblación de reclusos acarrea el hacinamiento de los mismos en las celdas. 'Sólo en el módulo 4 [el de internos muy peligrosos] y el de mujeres se cumple la norma de un preso por celda. En el resto conviven dos o más reclusos', explicó Serna.

Para los diputados del PSOE, el hacinamiento de los presos y el escaso número de funcionarios y la estructura de la cárcel -ideada inicialmente para presos preventivos, pero centro penitenciario en la práctica desde 1984- aumenta la inseguridad del recinto. 'En el módulo 2 hay 300 presos y sólo tres funcionarios para su vigilancia', comentó Serna.

Otra destacada deficiencia de la cárcel, a juicio de los parlamentarios, es la relacionada con las condiciones sanitarias. 'Aparte de la falta de medios materiales y de personal de la enfermería, la principal disfunción se encuentra con los traslados a hospitales', señaló Serna. 'Las consultas externas son atendidas en el Hospital de San Juan y los ingresos en el General de Alicante, pero sólo este último dispone de módulo de custodia', añadió.

La conclusión de la visita de los tres diputados a la prisión de Fontcalent fueron tres propuestas que presentarán en la Comisión de Justicia e Interior del Congreso para paliar la situación, 'y posibilitar que Fontcalent cumpla, en la medida de lo posible, la función de reinsercción', dijo Gallizo. Las propuestas son trasladar la sobrepoblación reclusa a la futura prisión de Villena, que Fontcalent pase a ser un centro preventivo y revisar el convenio con los hospitales para que las consultas y los ingresos se realicen en el Hospital General.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de junio de 2002