Urbanismo y Winterthur convertirán en museo el convento de Santa Clara

La restauración del edificio sevillano costará seis millones de euros

La Gerencia de Urbanismo de Sevilla y la entidad financiera Credit Suisse , a través de la Fundación Winterthur, firmaron ayer un acuerdo de patrocinio para rehabilitar el convento de Santa Clara, uno de los dos más antiguos de la ciudad. La fundación se ha comprometido a sufragar parte de las obras y a integrarse en el patronato que gestionará el futuro Museo de la Ciudad, cuya sede central estará en este convento.

El Arzobispado de Sevilla le cedió el convento de Santa Clara al Ayuntamiento el pasado mes de noviembre a cambio de que Urbanismo se hiciera cargo de su rehabilitación, cuyo coste se estima en unos seis millones de euros. Según el acuerdo que ayer firmaron Urbanismo y Credit Suisse, la entidad financiera aportará, a través de la Fundación Winterthur, unos 200.000 euros y patrocinará actividades culturales una vez que el edificio rehabilitado se convierta en la sede principal del Museo de la Ciudad que proyecta el Ayuntamiento.

La superficie total del convento, construido en el siglo XIII, supera los 8.800 metros cuadrados e incluye una iglesia y una sacristía que, según advirtió ayer el arzobispo, Carlos Amigo Vallejo, volverán a abrirse al culto cuando acaben las obras. Además, la intención es adecuar unas dependencias anexas para una comunidad de monjas clarisas, la orden que era propietaria del edificio hasta que hace dos años tuvieron que abandonarlo por peligro de derrumbe.

La intención de Urbanismo es que el resto del inmueble 'se llene de contenido cultural', según manifestó ayer el concejal Rafael Carmona. El Plan Director del Museo de la Ciudad, que funcionará como 'un centro de referencia e interpretación de Sevilla y su entorno', ubica el proyecto en los dos conventos más antiguos de la capital, Santa Clara y San Clemente, que albergarán exposiciones temporales y permanentes. El museo se gestionará mediante un patronato integrado por las delegaciones de Cultura y Urbanismo, la Fundación Winterthur y el Arzobispado.

Según Carmona, el mal estado de conservación en el que se encuentra el convento de Santa Clara hace casi imposible prever la duración de las obras. De momento, ya se han iniciado los trabajos más urgentes de apuntalamiento y conservación y el proyecto de ejecución definitivo se aprobará en las próximas semanas. Antes de comenzar las obras, un equipo técnico estudiará los frescos que decoraban las paredes de algunas de las estancias y que ya apenas son apreciables y realizará catas arqueológicas, de las que se podrá deducir si el convento se levantó en el siglo XIII sobre un edificio árabe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de junio de 2002.

Lo más visto en...

Top 50