Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anticorrupción apunta a Philip Morris y Reinolds

El informe de la fiscalía vincula a las dos multinacionales con el contrabando de tabaco

La Fiscalía Anticorrupción relaciona a las multinacionales estadounidenses Philip Morris y Reynolds con el contrabando de tabaco, que supuso el año pasado un fraude para la Hacienda española de más de 60 millones de euros (casi 10.000 millones de pesetas), según informa Servimedia.

La Memoria de Anticorrupción correspondiente al año 2001 afirma que existe "un entramado organizativo internacional, perfectamente estructurado y jerarquizado sobre el tráfico ilegal de tabaco, pareciendo estar en la cúspide de la estructura jerárquica dos empresas tabaqueras, Philip Morris y Reynolds".

Añade la memoria que estas empresas, "a través de sociedades interpuestas, han creado un mercado internacional paralelo de tabaco que se comercia al margen de la legalidad y que, en España, se proyecta, fundamentalmente, en tres ámbitos territoriales: Navarra, Andalucía e islas Canarias". De las investigaciones realizadas se deduce que el tabaco introducido ilegalmente en España asciende a 37,5 millones de cajetillas. Este contrabando se realiza en "estrecha relación" con redes europeas, lo que ha llevado al Ministerio Público a cursar comisiones rogatorias a Italia, Francia y Holanda.

La Fiscalía Anticorrupción no es la primera que apunta a Philips Morris (fabricante de la marca Marlboro) y Reynolds (fabricante de Winston y Camel). La Comisión Europea formalizó en noviembre de 2000 una denuncia contra las dos tabacaleras ante un tribunal de Nueva York (EE UU), donde tienen su sede ambas empresas, por su "implicación en el contrabando de cigarrillos" en la UE. La comisión pretende que las tabaqueras sean obligadas a desembolsar "una compensación por las pérdidas financieras" que el contrabando provoca a las arcas comunitarias. La Oficina de Lucha contra el Fraude de la UE calcula que los Quince dejan de ingresar cada año unos 4.200 millones de euros (780.000 millones de pesetas) por la pérdida del IVA, impuestos especiales o derechos aduaneros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de junio de 2002