Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Albaladejo guía a Lolita en 'Rencor'

La cantante es 'redescubierta' como actriz en este drama en clave de comedia.

Dice Lolita que cuando se ve en la pantalla, 'andando de espaldas' a la cámara, no puede dejar de recordar a su madre. 'Es que mira que me parezco a ella por detrás', comenta al término de un pase de la película Rencor, que se estrena hoy. A su lado, el realizador del filme, Miguel Albaladejo, sonríe. No había pensado en la cantante y presentadora para interpretar el papel de Chelo Zamora, una tonadillera de vuelta de todo que se malgana la vida cantando en restaurantes de la costa mediterránea. Ahora, sin embargo, el cineasta alicantino se acaricia la barbilla y asegura que no podría pensar en ninguna otra. Ha sido, de hecho, el descubrimiento o el 'redescubrimiento' de Lolita como actriz, según aclara ella misma, tras hacer sus pinitos en series como Hostal Royal Manzanares o participar en una comedia intrascendente como Haz la loca... no la guerra, hace ya años.

Lolita: 'Ha sido Miguel quien ha sacado de mí sentimientos que yo no creía que tenía'

Albaladejo quería rodar en la playa: 'Soy de un pueblo parecido y conozco el ambiente'

Eso sí: no hay ninguna duda en relación a la vocación artística que corre por las venas por la familia Flores. Lolita es más taxativa al respecto: 'Es genética pura y dura'. La renacida actriz está encantada por la oportunidad que le ha brindado la película para introducirse en un medio apenas transitado por ella y da las gracias por ello a Albaladejo. 'En los programas soy sobre todo yo, aunque quizá también interpreto un poquito', apunta.

La cantante asume con modesto orgullo las excelentes críticas que ha merecido su labor, como las que recibió en el pasado Festival de Málaga, si bien quiere dejar bien claro que ella no es 'rencorosa', ni resentida, ni 'apaleada', ni tiene un 'humor mordaz', ni es 'tan mala' como el personaje que desencadena toda la acción de este drama realista con grandes dosis de humor descarnado en el que participan también Jorge Perugorría, Elena Anaya, Mar Regueras y Geli Albaladejo, entre otros intérpretes. Todos ellos se dan cita en las playas de la población valenciana de Cullera, un destino habitual de veraneo de las clases medias.

Allí, a raíz de un encuentro casual, el personaje de Lolita ve la posibilidad de ajustar cuentas con el pasado; en concreto, con un seductor y delincuente de poca monta (Perugorría), que intenta llevar una nueva vida, trabajando como encargado del alquiler de un puesto de patinetes de playa, y disfrutando de una relación pasional con una joven socorrista del pueblo (Anaya). El rencor guía las actuaciones de la protagonista en un relato que gravita en torno a la diversidad de colores y texturas de la paleta que reúne los sentimientos humanos.

'No le tengo rencor a nadie. No tengo ningún motivo para ser rencorosa, porque tengo una familia, dos hijos maravillosos, y unos amigos que me quieren', afirma Lolita. Pero el personaje de Chelo tiene tantos matices que cuando leyó el guión, de inmediato le sedujo, pese a que insiste en que no tiene nada que ver con ella, a excepción de su dedicación a la canción.

'Ha sido Miguel quien ha sacado de mí sentimientos que yo no creía que tenía', apunta. El cineasta subraya que en cuanto la conoció, le convenció su mirada, aunque albergaba dudas sobre si una mujer tan popular y con tanta proyección pública estaría interesada en encarnar a un personaje 'duro, un poco arrastrado'. 'Durante el rodaje me he dejado guiar en todo momento por Miguel, que me decía que de donde hay siempre se puede sacar. Así me animaba. También me dejaba guiar por el resto de los actores, que han hecho bastantes más películas', reconoce.

Pronto, el realizador alicantino descubrió también que la popular cantante 'abría muchas puertas'. Con humor, ilustra su afirmación recordando que, al término de un largo día de rodaje, la presencia de la popular Lolita garantizaba que los restaurantes abrieran sus puertas para poder cenar algo.

Se nota la complicidad entre ambos. 'Ha habido interconexión desde el principio', explica Lolita, mientras mira a Albaladejo. 'Lo quiero contratar de palmero', añade la cantante en tono jocoso a propósito de su gira musical de presentación de su disco de 'boleros arrumbados' Lola, Lolita, Lola. El realizador no pierde el hilo y le sigue el juego. El 'buen rollito' que demuestran parece muy alejado de cualquier impostura promocional del filme.

No en vano, ambos están pensando en realizar una futura película juntos. De momento, no es más que un deseo, pero cuando hablan de lo que podría ser una película, si no musical, sí con componentes propios de este género, se animan uno a otro, dando a entender numerosas conversaciones previas. 'A lo mejor es un musical', apunta uno. 'De época', acota la otra.

El realizador ha escrito también el guión de Rencor, impulsado por su interés en localizar la acción en 'un lugar de turismo familiar'. 'Tenía ganas de rodar en la playa porque yo soy de un pueblo parecido y conozco el ambiente que se crea en esos lugares', indica el director de películas como Manolito Gafotas, Ataque verbal o El cielo abierto, donde ha demostrado su habilidad para retratar personajes de carne y hueso y situaciones cotidianas de hoy en día, sin perder nunca el sentido del humor.

Un ambiente que está poblado por personajes marginales, que se guían por sus pulsiones más viscerales, a diferencia del que se refleja en otras de sus películas, sobre todo las escritas en colaboración con Elvira Lindo. El trabajo conjunto de ambos continuará en nuveos proyectos, apunta el cineasta, que ha introducido a Lolita en su círculo de amistades y de cómplices profesionales. 'Elvira es estupenda', intercede la cantante y actriz, que comparte ahora cartelera cinematográfica con su hermana Rosario, intérprete de la última película de Pedro Almodóvar, Hable con ella. Por su parte, Albaladejo vuelve a contar con su compinche Geli en el reparto de una de sus películas, interpretando esta vez a un personaje bastante más resabiado que en ocasiones precedentes.

Los dos Albaladejo no han tenido que desplazarse muy lejos de su lugar de nacimiento para rodar Rencor. Filmar en las playas valencianas de Cullera, Canet d'En Berenguer y Port Saplaya, y también una pequeña parte de Murcia, la que corresponde al inquietante y desorientado despertar de Chelo Zamora tras una noche de juerga loca, ha sido un placer, según señala el realizador. Entre otros motivos, porque salir de Madrid para rodar oxigena. 'La gente no está tan quemada con los cortes de la calle y con todas las molestias que ocasiona un rodaje'.

'De hecho, todo el mundo se ha mostrado encantado y te ofrecía su ayuda', comenta el realizador de la película, coproducida por Trivisión, Icónica y Zebra Producciones y Alta Films. Rencor ha contado con ayudas para su realización de la Generalitat valenciana y también de RTVV. Por ello su estreno en la Comunidad Valenciana se ha adelantado dos semanas al del resto de España.

También las críticas en Valencia han destacado el trabajo de Lolita, quien asegura estar vacunada contra la vanidad. 'La vanidad no sirve para nada', asevera de manera tajante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de mayo de 2002