Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pierde 2,4 puntos en intención directa de voto, según el CIS

El Barómetro de abril refleja un descenso de la valoración de Aznar y de sus ministros

'Los resultados son magníficos y espléndidos. Que todos los descensos sean como éste. Ya firmábamos'. El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Jorge Fernández, afrontó ayer con este optimismo la presentación del Barómetro político realizado en abril por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El PP baja 2,4 puntos en intención directa de voto y en 1,7 en estimación de voto. José María Aznar, aunque aprueba en las calificaciones dadas por los encuestados y supera por segunda vez a José Luis Rodríguez Zapatero, pierde más de medio punto en la valoración como líder.

La distancia del PP con el PSOE en cuanto a la intención de voto de los españoles sigue siendo tan grande -ocho puntos- que el Gobierno se muestra confiado. Eso sí, fuentes del Ejecutivo y del PP admitieron su preocupación por la mala puntuación que reciben todos los políticos y especialmente la mayoría de los ministros.

La encuesta del CIS correspondiente a abril ha servido al Gobierno para constatar que la preocupación de los españoles por el terrorismo como principal problema del país decae significativamente, aunque permanece en segundo lugar (58,2%) tras el paro. También ha observado que la preocupación por la inseguridad -sólo el 18,9% lo sitúa entre los tres problemas más graves- y las drogas desciende casi tres puntos sobre anteriores mediciones. Una conclusión derivada del sondeo es que la polémica Ley de Partidos, diseñada para ilegalizar a Batasuna y recientemente enviada al Congreso, es muy conocida y bien vista por los ciudadanos (74,1%).

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes puso también énfasis en las malas puntuaciones que, en relación a sondeos anteriores, reciben los dirigentes políticos de los partidos. Todos bajan.

En términos electorales, el PP desciende 1,5 puntos en la estimación de voto y se situa en el 42,4%, y el PSOE avanza un 0,2 y se coloca en el 34,4%. Esa diferencia de 8 puntos queda acortada a 5,9 en la intención directa de voto, en la que el PSOE sube 0,2 puntos (26,8% frente a 20,9%).

Aznar vuelve a ser el líder nacional mejor considerado, pero ahora con un 5,11, casi 0,6 puntos menos que en enero, cuando acababa de protagonizar el XIV Congreso Nacional del PP, en el que dejó sentado que no se presentará a la reelección. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, baja a un 5,03 y confirma el retroceso registrado en enero (5,31) y en octubre (5,23) de 2001. Pérdida de valoración que también afecta a los demás dirigentes nacionales.

El Gobierno atribuyó ese descenso global de la valoración de los políticos a que a los ciudadanos les disgusta el clima de confrontación de los últimos meses. Y subrayó que ahora son más los que califican mal (22,8%) la labor del PSOE en la oposición que los que la elogian (18,7).

De su lado, el PSOE señala la valoración recibida por Aznar y la mayoría de sus ministros para confirmar que algo no funciona bien en el Gobierno. Aznar, como les sucedía en el pasado a otros presidentes del Gobierno, provoca ahora más desconfianza que confianza, y además todos sus ministros reciben por parte de los encuestados una nota de suspenso -cinco obtienen menos de un 4-, con la excepción del vicepresidente primero y ministro del Interior, Mariano Rajoy (5,1). El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Rodrigo Rato, vuelve a pagar el acoso político de la oposición y obtiene una puntuación de 4,9.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de mayo de 2002