Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe considera ilegal la casa de Ardanza en Urdaibai

La vivienda que se está construyendo el ex lehendakari José Antonio Ardanza y actual presidente de la compañía Euskaltel en plena reserva de la biosfera del Urdaibai incumple la ley de este área protegida. Un informe elaborado por el arquitecto municipal de Gautegiz de Arteaga, municipio en el que se ubica el inmueble, confirma seis irregularidades, entre las que destaca la construcción de dos plantas no contempladas en el proyecto, la superación en 1,20 metros de la altura autorizada y la habilitación de una piscina.

Un portavoz del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco, que ordenó hace dos semanas la apertura de una investigación sobre la reforma del inmueble, señaló ayer que es el Ayuntamiento el que debe tomar las medidas necesarias para restaurar la legalidad. Medio Ambiente aún no dispone del informe, aunque sí conocía sus principales conclusiones, adelantadas ayer por El Correo. La primera medida podría ser la paralización de las obras, muy avanzadas ya, como ha sucedido con otras viviendas en Urdaibai que han incumpido la normativa. Cuando surgió la polémica, la alcaldesa de Gautegiz de Arteaga, Arantza Madariaga (PNV), afirmó que la reforma del caserón original, edificado en los sesenta, contaba con el informe favorable del Patronato del Urdaibai (órgano de gestión de la Reseva que depende del Departamento de Medio Ambiente) y la licencia municipal. El problema es que el incumplimiento de la Ley de Urdaibai viene por los cambios introducidos respecto al proyecto presentado por Ardanza, aprobado en marzo del 2001.

La normativa de Urdaibai es muy estricta en la reforma de viviendas. Se suele aceptar una mínima ampliación del edificio existente y la habilitación de tres plantas como máximo. El informe del arquitecto de Arteaga revela la existencia de cinco y considera irregular un semisótano situado bajo la terraza de la vivienda y una entreplanta bajo la cubierta. A ello añade la elevación de la altura ésta 1,20 metros por encima de lo proyectado y la construcción de una piscina de 6 x 10 metros (una instalación que nunca se autoriza).

El portavor de Medio Ambiente aseguró que, si el Ayuntamiento no adopta ninguna medida, 'tendremos que intervenir'. El Gobierno tiene abiertos nueve expedientes por edificaciones ilegales en Urdaibai, aunque casi todos son chalets que no podían siquiera construirse, al ubicarse en zonas donde está prohibida la edificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de mayo de 2002