Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps rebate a las ONG y dice que la regularización de extranjeros acabó

Las entidades insisten en que un 10% de expedientes no se ha resuelto

El proceso de regularización de inmigrantes ha finalizado o no, según a quién se pregunte. El delegado del Gobierno, Francisco Camps, aseguró ayer que todos los expedientes se han cerrado y que su tramitación ha concluido. Horas antes, la Mesa d'Entitats de Solidaritat amb els Inmigrants dijo todo lo contrario. Señaló que en la provincia de Valencia faltan unos 4.000 expedientes por estudiar y hasta 5.600 en toda la Comunidad.

Camps salió al paso ayer de las manifestaciones vertidas por la mañana por la Mesa d'Entitats y convocó una rueda de prensa por la tarde. Acompañado por el comisionado del Consell para la inmigración, Antonio Lis, del subdelegado en funciones del Gobierno en Valencia, Juan José Sendra, y de los responsables de la Oficina de Extranjeros de Valencia, Jorge Muñoz y José Ramón Carrión, el delegado del Gobierno quiso dejar claro que la tramitación de los expedientes presentados en el proceso extraordinario de regularización de inmigrantes por arraigo, que comenzó en agosto, 'está totalmente acabada', e indicó que señalar lo contrario sólo sirve para crear falsas expectativas entre los extranjeros. Dijo que existe un porcentaje 'mínimo' de personas, que cifró en un 10% de los 56.759 inmigrantes que solicitaron regularizarse, que aún no han recibido la notificación del resultado de su petición, en algunos casos por haber cambiado de domicilio, y que que los funcionarios de la Oficina de Extranjería están aceptando documentos de aquellas personas que al realizar la solicitud no aportaron toda la documentación. Aunque 'esto no significa que el proceso continúe abierto, sino que los funcionarios están haciendo un favor a aquellas personas a las que les faltaba algún papel, siempre que su expediente no haya sido todavía notificado'.

Frente a esta versión, los representantes de las organizaciones no gubernamentales y sindicatos representados en la Mesa d'Entitats ofrecieron una visión diametralmente opuesta. Salvador Laguarda, de Valencia Acoge, negó en nombre de la asociación que el proceso haya terminado, denunció que hay entre 3.000 y 4.000 expedientes sin resolver en la provincia de Valencia e indicaron que todavía hay algunos en fase de instrucción, es decir no resueltos. Estos miles de expedientes pendientes, que alcanzarían, dijeron, el 10% de los presentados en la Comunidad, son solicitudes que 'aún no han sido estudiadas', y, por lo tanto, no se trataría de resoluciones no comunicadas a los interesados, como aclararon. Entre estos, estarían los expedientes de inmigrantes de Europa del Este que no adjuntaron una acreditación que indicara que carecían de antecedentes penales, ya que no se requirió en un principio, o aquellos expedientes a los que se solicitó información adicional que está sin casar con la documentación original.

Camps aprovechó la rueda de prensa para anunciar un plan de choque hasta fin de año para acabar con el retraso de los expedientes que se tramitan en las oficinas de extranjeros y se comprometió a reducir la espera a unas tres semanas. Anunció un refuerzo de 11 y 15 trabajadores en las oficinas de Valencia y Alicante respectivamente, un teléfono de cita previa y dijo que se pondrán al servicio de los inmigrantes las oficinas Prop.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002