Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Desde la izquierda

¿Qué es una alternativa nacionalista para Donostia? ¿En qué consiste eso si se analizan los comportamientos políticos de EA-PNV en los últimos tres años en San Sebastián?. Si Iñaki Lizarza, como presidente de EA de Alza, no tiene mala memoria, reconocerá que votar contra el proyecto de construcción de 2.540 pisos de VPO en dicho barrio no es, cuando menos, progresista. Ni tampoco alinearse con el PP, la derecha, en el rechazo de los carriles bus o de los carriles bici, de las propuestas de participación democrática, del encargo de la revisión del Plan de Urbanismo o del Plan Verde, etcétera. ¿Por cierto, no sabe que EA-PNV está en perfecto matrimonio con el PP haciendo una pinza conservadora?

Quizás la alternativa nacionalista consiste en plegarse siempre a los intereses superiores de los EBB de turno, como les sucedió en junio del 99 con sus pactos de Lizarra. La ilusión se fundamenta en proyectos y no en palabrería. De modo que le animo a que apoye usted el Plan Comunitario, con 24 programas en ejecución para el barrio de Alza. Ahí tiene materia para la ilusión y la defensa del interés de los donostiarras. Porque Alza no necesita ni más nacionalismo, ni más españolismo, sino apuestas políticas de progreso para mejorar la calidad de vida de los vecinos, con transparencia y coraje cívico.

Y, por cierto, si llama crisis a estar ejecutando a buen ritmo inversiones por valor de 14.000 millones de pesetas, elaborando el Plan Estratégico, Plan Urban, Planes Izartu y ahora el inicio de la revisión del Plan General de Urbanismo, pues bienvenida sea. Sobre todo porque gobernamos solos los socialistas, desde una actitud contraria al sectarismo y a la exclusión política y social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 2002