Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Enhorabuena

Leo en su diario del 29 de abril carta de Concha Martín Sánchez y cinco personas más. Enhorabuena. Sí, señor. Las Mujeres de Negro, Bat Shalom, Uri Avnery y tantos otros que dentro de Israel osan alzar su voz a favor de los palestinos. Mejor dicho, de los derechos humanos. Gente que ha sufrido en su carne, su familia y sus amigos pérdidas irreparables. Que, por lo tanto, no hablan de oído, sino con el corazón y el alma. Los políticos de cualquier signo no merecen crédito. Ni Simón Peres, que desde su supuesto laborismo niega el horror de Yenín (ya se sabe, un invento de la prensa) y sigue en el Gobierno de Sharon, ni otros, como Shlomo Ben Ami, disfrazados de palomas, pero que claman en todos los foros que hay que acabar con Arafat y otras lindezas. Sólo la sociedad civil israelí, sólo los que gritan que lo que sucede hoy en Israel es una vergüenza para la ética judía pueden cambiar la cosa. Merece la pena que les apoyemos y estemos de su parte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de mayo de 2002