NOTICIAS Y RODAJES

Jordi Mollá inaugura el Festival de Málaga con su 'ópera prima'

Competirán 15 películas

No parecen muy conformes los responsables del Festival de Cine Español de Málaga, que desde hoy y hasta el 4 de mayo desarrolla su quinta edición, con que se les asocie a la idea de ser un festival de realizadores debutantes. Y eso que, al menos en esta ocasión -y en anteriores no ha sido muy distinto-, siete películas de las 15 que concursan por la Biznaga de Oro y otros premios menores son óperas primas: Smoking room (de Julio Wallowisty Roger Gual), Mi casa es tu casa (Miguel Álvarez), Canícula (Álvaro García Capelo), Nowhere (el escritor chileno Luis Sepúlveda), Impulsos (Miguel Alcantud) y el debú como realizador del actor Jordi Mollá, quien abre hoy el concurso con No somos nadie, un filme sobre la televisión y los telepredicadores.

Más información

Pero es que otras tres son segundos filmes, como El alquimista impaciente, de Patricia Ferreira, una de las más esperadas; Fumata blanca (Miquel García Laborda) o Bestiario (Vicente Pérez Herrero). Y una más, Rencor, aunque ya quinta en su trayectoria, pertenece a un entonces debutante que ganó en 1998 el primer festival malagueño con La primera noche de mi vida, Miguel Albaladejo. El resto de los filmes son El otro lado de la cama (un musical de Emilio Martínez Lázaro), Amnesia (de Gabriele Salvatore, quien ganó hace 10 años el Oscar a la mejor película extranjera con Mediterráneo), Cuando todo esté en orden (César Martínez), Valentín (Juan Luis Iborra) y La novia de Lázaro (Fernando Merinero). La soledad era esto, dirigida por el veterano director argentino Sergio Renán, una adaptación de la novela homónima de Juan José Millás, se proyecta en la jornada de clausura fuera de concurso. En todo caso, podríamos decir que el de Málaga es un festival de futuro y de promoción del nuevo cine español, con un presupuesto para esta edición de 2.525.000 euros. El jurado del certamen está presidido por el guionista y director de cine Agustín Díaz-Yanes.

Como cada año, no van a faltar por las galas y los estrenos, por las mesas redondas y los premios-homenaje, por las retrospectivas y los merenderos a pie de mar, todo un álbum de estrellas nacionales ya hechas o en proceso de cocción. Destacan los homenajes a José Luis Cuerda y al fallecido Adolfo Marsillach, de cuya obra se proyectarán sendas retrospectivas. Y hay que añadir a Ángela Molina, que recibirá el Premio Málaga, y al montador José Salcedo, ganador de tres goyas y habitual de la filmografía de Pedro Almodóvar, quien recibirá el Premio Ricardo Franco, ambos por su trayectoria. Habrá también un apartado informativo -donde se ha anunciado el estreno del último documental de Javier Rioyo y José Luis López Linares, Tánger-, otro a concurso, un minicongreso y la celebración del Mercadoc, un simposio de compraventa y distribución de documentales, sección que se ha convertido en el plus de calidad del Festival de Málaga, que dirige Salomón Castiel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50