Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un consejero de Bono dice que López de Coca pidió relajar el control sobre el lino

Alejandro Alonso afirma que los empresarios 'cultivaban subvenciones'

El consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha, Alejandro Alonso, aseguró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, según fuentes jurídicas, que Nicolás López de Coca, ex presidente del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), trató de convencerle para que relajara los controles sobre el cultivo del lino, beneficiados por ayudas millonarias de la UE. Añadió que los empresarios en realidad 'cultivaban subvenciones'.

Alejandro Alonso, consejero del Gobierno autónomo que preside el socialista José Bono, se ratificó ante el juez en las declaraciones que hizo en su día a la comisión parlamentaria del Congreso creada para investigar el fraude en el cobro de las subvenciones europeas al sector del lino textil. En la causa está imputado en un supuesto delito de negociaciones prohibidas a los funcionarios Nicolás López de Coca, dos de cuyos hijos solicitaron las ayudas comunitarias por este cultivo.

Alonso reiteró ayer que cuando la Consejería de Agricultura publicó una orden que prohibía el cultivo de lino sobre lino, recibió 'insistentes' llamadas de López de Coca intentando convencerle de los perjuicios de esa norma. 'Se me llamó insistentemente para convencerme de que no era conveniente que impusiéramos en Castilla-La Mancha una norma adicional de prohibir el cultivo de lino sobre lino. Eso es cierto, lo dije en el Congreso y hoy lo he reiterado', declaró a la salida del juzgado.

Alonso aseguró que hoy no hay una sola hectárea en Castilla-La Mancha dedicada al cultivo del lino, cuando hace algunos años llegaron a ser 45.000.

En declaraciones a los periodistas tras su comparecencia, Alonso insistió: 'Hemos querido acabar con un gran fraude que había en el cultivo del lino y creo que lo hemos conseguido. Había particulares que se estaban llenando los bolsillos con subvenciones que tenían otro destino'.

'Es injustificable que cuatro listos se lleven un montón de dinero sin dejar nada en el campo', concluyó Alonso.

El consejero entregó a Garzón documentación sobre su comparecencia en el Congreso, así como una copia de la carta que envió en 1999 a la entonces ministra de Agricultura, Loyola de Palacio, en la que le informaba de las irregularidades detectadas. También facilitó datos que además ha enviado a la Oficina de Lucha Europea contra el Fraude (OLAF).

En sus declaraciones ante la comisión parlamentaria del Congreso, el 22 de julio de 1999, Alonso señaló que las empresas transformadoras del lino producían, sobre todo, 'certificados para cobrar las ayudas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de abril de 2002