El PSOE denuncia trato de favor de Argentaria a la familia de Rato

El ministro de Economía advierte a los socialistas de que investigar cuentas particulares es delito

Nunca el PSOE había sido tan directo en sus acusaciones al vicepresidente segundo del Gobierno, Rodrigo Rato. El portavoz socialista, Jesús Caldera, acusó ayer a Rato en el Congreso de utilizar la información que tenía sobre las cuentas secretas del BBV para aupar al presidente de Argentaria, Francisco González, en agradecimiento a 'dos créditos' que concedió a las empresas de sus familiares. 'Usted tiene mucho que ocultar, y el tiempo se le está agotando', espetó Caldera. Rato replicó que investigar la vida privada 'de los familiares de los adversarios' es una práctica 'cercana al delito'.

Rato a los diputados de la oposición: 'Si quieren que vayamos al juzgado, vamos ahora mismo'
Más información
Los socialistas acusan a empresas del vicepresidente de 'especulación urbanística'
El PSOE vuelve a interrogar a Rato por el trato de los bancos a sus negocios familiares
Garzón decide no imputar a Rodríguez Ponga en el caso de las cuentas del BBV
Dimiten los tres consejeros imputados que aún seguían vinculados al BBVA
El PP acusa al PSOE de utilizar investigadores privados para obtener información sobre Rato

Caldera y su compañera de partido Arantxa Mendizábal invitaron al vicepresidente económico a que acudiera ayer mismo a los tribunales. Rato aceptó, desde el escaño, el desafío: 'Vamos al juzgado'.

A pesar de los emplazamientos nadie cogió ayer el camino del juzgado de guardia pero en el PP se empezó a estudiar las formas de actuar 'contra esta situación delictiva contra los miembros del Gobierno', según expresión que usó un alto dirigente de ese partido.

La sesión de control al Gobierno y singularmente la pregunta del portavoz parlamentario del PSOE, Jesús Caldera, tenía que ver con la actuación del Ejecutivo en el caso de las cuentas secretas del BBVA. Pero Caldera aprovechó su intervención para censurar 'los dos créditos concedidos por Argentaria a la familia Rato', a pesar de que la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, rechazó esta semana, como la anterior, una pregunta directa sobre sí Rato o su familia habían recibido créditos de Argentaria, presidida por Francisco González, 'amigo del vicepresidente económico', según recalcan los socialistas.

Caldera recordó en su intervención que el Banco de España conocía hace 14 meses la existencia de esas cuentas y 'no pidió información o cooperación a las autoridades de Jersey'. 'Ni el Banco de España, ni usted ni el Gobierno instaron la actuación del fiscal, del juez, de la CNMV o de la Agencia Tributaria y en el sumario que instruye el juez [Baltasar] Garzón se acusa al Secretario de Estado de Hacienda, Estanislao Rodríguez Ponga de participar en el blanqueo de dinero procedente del narcotráfico de México'. Sobre este asunto concluyó: 'No sé de dónde traen ustedes estos secretarios de Estado de Hacienda, pero sí sé dónde van a acabar todos, lo sé muy bien'.

A continuación Caldera construyó un relato sobre el mismo asunto para acabar en la familia de Rato: 'Mientras tanto Argentaria y el BBV se fusionan y el pez chico se come al grande. Al frente del nuevo banco queda un amigo suyo, el señor Francisco González, que, cuando Argentaria era pública, le concedió a su entorno familiar al menos dos créditos que usted no explica'. Las conclusiones de Caldera fueron las siguientes: 'Usted utilizó la información de las cuentas secretas, no para controlar el fraude, sino para poner a su amigo al frente del banco resultante; como usted no quiere informar tenemos el derecho a pensar que es porque tiene mucho que ocultar. Señor Rato, la verdad se va a saber y a usted se le está agotando el tiempo; usted y yo sabemos lo que eso significa'. La invectiva arrancó los aplausos de los socialistas y los abucheos populares.

Rato reprochó al portavoz socialista que no preguntara sobre cuestiones financieras relacionadas con su cargo de vicepresidente. 'No, ustedes investigan la vida privada de los familiares de los familiares de los adversarios, sobre datos confidenciales cuya obtención sólo se pueden hacer contribuyendo a un delito'. El vicepresidente señaló que 'después de la dictadura del general Franco las personas en España no son sospechosas de nada, por lo que si cree que hacer política es hacer dosieres sobre la vida privada de sus adversarios está corrompiendo los principios que dice defender'. Rato, por tanto, sitúa la supuesta investigación de los socialistas no en su persona sino en 'familiares de familiares de los adversarios políticos que ganan las elecciones'. El vicepresidente segundo señaló que, ante esta situación, él y su partido tienen una 'gran ventaja moral'. 'Les ganamos las elecciones en 1996 por ventaja moral; en el 2000 por ventaja moral, y las volveremos a ganar en el 2004, por ventaja moral', exclamó.

Investigación del BBV

Caldera barajó la posibilidad de que Rato, como hizo la semana anterior, contestará a una pregunta sobre las cuentas opacas con un ataque al PSOE por financiación ilegal relacionada con las supuestas comisiones pagadas en el proyecto del AVE de Madrid a Sevilla. 'No me saque cuentas, si tiene algo de lo que acusar vaya al juzgado y autorice de inmediato la comisión de investigación sobre el BBVA', dijo Caldera. Después, tomó el guante la diputada socialista Arantxa Mendizábal, que al escuchar al vicepresidente aludir a 'delitos' por parte del PSOE le dijo: 'Señor Rato, no dé lecciones de moral y si amenaza de cometer delitos a alguien, cuando acabe el pleno, mi portavoz, Jesús Caldera, yo y usted vamos al juzgado de guardia'.

Rato respondió: 'Los datos de las cuentas de los ciudadanos son confidenciales y aquél que los obtiene contribuye con alguien que incumple la ley. Si quiere que vayamos al juzgado, vamos ahora mismo'. No fueron.

El vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, durante el pleno de ayer en el Congreso de los Diputados.
El vicepresidente segundo, Rodrigo Rato, durante el pleno de ayer en el Congreso de los Diputados.LUIS MAGÁN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS