Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Sebastián quiere basar su estrategia de desarrollo en la innovación y las tecnologías

Apuesta por abordar el envejecimiento de su población como una oportunidad económica

El avance del Plan Estratégico que regirá el futuro de San Sebastián durante los próximos diez años plantea que el desarrollo de la ciudad pasa por explotar las potencialidades de las nuevas tecnologías, la innovación y el conocimiento. El documento confirma que la población donostiarra envejece, pero apuesta por abordar el sector de las personas mayores como una actividad económica. La especialización y liderazgo cultural de la capital guipuzcoana y la cohesión social se apuntan igualmente como retos de futuro de la ciudad para el primer decenio del siglo XXI.

Los agentes políticos, económicos y sociales cuentan desde el pasado 18 de abril con un diagnóstico de San Sebastián que les servirá de base para definir los ejes estratégicos en los que deberá incidir durante la próxima década la ciudad, que cuenta con 182.437 habitantes. Un 47,2% de la población tiene estudios profesionales medios o superiores, el 74,9% trabaja en el sector servicios y un 7,1% está en paro. La 'fotografía' de la capital guipuzcoana fue presentada ayer por el alcalde donostiarra, el socialista Odón Elorza, y el director gerente del Plan Estratégico, Kepa Korta.

Según este retrato, el sector de las tecnologías -incluidas las de la información y la comunicación-, la innovación y los servicios avanzados da trabajo en San Sebastián a 7.000 personas, lo que se traduce en el 10% del empleo total. La ciudad, además, cuenta con un soporte 'sólido' de infraestructuras: centros tecnológicos, unidades de I+D empresarial, universidad, centro de producción de EITB o complejo hospitalario. Las áreas científico-tecnológicas con mayor presencia son las de materiales y sus procesos, biotecnología y biomedicina, y producción y automatización.

Ante estos datos, el diagnóstico sobre San Sebastián recoge que las citadas áreas, junto con las nuevas tecnologías, 'pueden constituir los ámbitos preferentes de desarrollo en los próximos años', pues están en fase 'emergente'. Y subraya que, a pesar de sus potencialidades, hoy en día 'todavía resultan bastante desconocidos para una buena parte de la ciudad' y no se utilizan como imagen de la ciudad como se debiera.

El análisis de la situación actual de la capital guipuzcoana confirma que su población envejece. En 1991, el 15,3% de los donostiarras superaba los 64 años, mientras que el año pasado ese porcentaje ascendía al 19,5%. Por el contrario, los habitantes menores de 20 años representaban el 23,7% hace once años, frente al 16,7% de 2001. El envejecimiento de la población, en cualquier caso, se puede abordar en el futuro como un fenómeno que ofrece 'oportunidadades económicas', destacó Korta, quien puso como ejemplos las posibilidades que presenta desde el punto de vista del ocio y la gerontología.

Liderazgo cultural

El avance del Plan Estratégico incide asimismo en las posibilidades que presenta San Sebastián tanto en equipamientos como en oferta de actividades y festivales consolidados, para trabajar en los próximos años en su 'especialización y liderazgo cultural'. Para el futuro apunta que es preciso incrementar la oferta actual y conseguir que haya eventos 'significados' a lo largo de todo el año, pues ahora se concentran entre los meses de julio y noviembre.

También se echa en falta, según señala el documento, un tratamiento 'más unitario' a la hora de promocionar y difundir ciertos recursos, como pueden ser los museos locales, a fin de que tanto la población donostiarra como los visitantes conozcan más las prestaciones culturales de la ciudad.

El turismo y el comercio seguirán siendo focos económicos con un importante tirón en San Sebastián, una ciudad cuyo producto interior bruto (PIB) representa el 26% de la producción de Guipúzcoa y el 9% de la comunidad autónoma.

El retrato de San Sebastián desvela, pues, una ciudad con 'importantes activos en cuanto a su situación territorial, su calidad urbana y sus sistemas educativos y equipamientos sanitarios'. Pero, junto a los retos de futuro ya citados, destaca la necesidad de 'luchar contra las bolsas de pobreza' para 'mantener una calidad de vida que sea compartida, evitando las desigualdades sociales y compartiendo el futuro con las ciudades que conforman la comunidad urbana de Donostialdea'. Así lo resaltó Korta, quien recordó de todas formas que el índice de paro ha bajado del 13,6% en 1995 al 7,1% en septiembre de 2001.

Un proceso participativo para definir la ciudad

El Plan Estratégico de San Sebastián recogerá los objetivos y proyectos que debe desarrollar la ciudad para afrontar los próximos diez años desde una perspectiva comarcal, una visión que se echa en falta en el actual plan, que data del año 1991. Bajo el impulso inicial del consistorio donostiarra, el alcalde, el socialista Odón Elorza, insistió ayer en rueda de prensa en que no se trata de un plan del Ayuntamiento, sino de toda la ciudad, por lo que en el proceso para concretar sus contenidos participan desde hace meses más de 60 representantes de instituciones y de diferentes entidades públicas y privadas. Todos ellos, integrantes de la Comisión Promotora del Plan Estratégico, se reunieron el pasado 18 de abril para analizar y aprobar el documento que recoge el diagnóstico de San Sebastián, para cuya elaboración se ha entrevistado a cerca de cien agentes significativos de la ciudad. Dicho documento servirá de base para que la Comisión Ejecutiva -designada por la promotora e integrada por el Gobierno vasco, la Diputación de Guipúzcoa, el Ayuntamiento de San Sebastián, la Cámara de Guipúzcoa, la UPV, el Parque Tecnológico de Miramón, Kutxa, Adegi, MCC, representantes de otros munipios cercanos a la capital, Cáritas y portavoces de colectivos ciudadanos- presenten el próximo mes de mayo una propuesta de los ejes estratégicos en los que deberá trabajar la ciudad en la próxima década para adaptarse a los nuevos cambios. A partir del próximo mes de junio se formarán grupos de trabajo sectoriales, de manera que el objetivo es contar para fin de año con los proyectos e ideas que posteriormente se tendrán que poner en marcha, según explicó ayer Elorza. Tanto el alcalde como el director gerente del Plan Estratégico, Kepa Korta, insistieron en la necesidad de favorecer la participación ciudadana, para lo cual se fomentarán encuentros con colectivos como los de los jóvenes y los mayores, y se habilitará una página web en la que los donostiarras y los habitantes de la comarca de Donostialdea puedan plantear iniciativas y nuevas ideas que 'contribuyan a mejorar este esfuerzo de reflexión colectiva que es el Plan Estratégico'. De momento, el grupo municipal de Batasuna criticó el 'excesivo protagonismo de algunas personas', en referencia al primer edil, a la hora de dar a conocer los pasos que se van dando para elaborar el plan que regirá el futuro de la ciudad. La misma idea fue insinuada por el Partido Popular. 'Esperemos que [Odón Elorza] no asuma todo el protagonismo', señalaron los populares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de abril de 2002

Más información