Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Centro de Arte de Salamanca marca una línea contemporánea e internacional

Los fondos del museo de Lieja y tres propuestas fotográficas se presentan en la apertura

El Consorcio Salamanca 2002 califica como 'la ventana más clara de contemporaneidad' de su programación al Centro de Arte de Salamanca (CASA), que ayer abrió sus puertas oficialmente. Una exposición de los fondos del Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Lieja ocupa las salas, junto a otras tres muestras de fotografías de Carl de Keyzer, Lorna Simpson y la propuesta Salamanca. Un proyecto fotográfico. El Príncipe de Asturias y los herederos de la Corona de Bélgica inauguraron ayer el centro y una muestra de tapices flamencos en la catedral nueva.

El nuevo Centro de Arte de Salamanca se encuentra en el antiguo edificio de la prisión de la ciudad, en las inmediaciones de La Aldehuela, en el que se ha aplicado una propuesta arquitectónica de refuerzo de sus valores formales y funcionales, con la conservación de la imagen en la fachada frontal y en los edificios que forman la cruz central de la antigua cárcel. El resto de las alas se han remodelado para funciones actuales pero conservando los trazados previos, según ha destacado el arquitecto Horacio Fernández del Castillo.

En la sala principal se han mantenido, de modo simbólico, una reja, varias puertas de las antiguas celdas y una balconada que, junto a algún elemento aislado, remiten como única referencia a la función anterior del edificio, que data de 1928. La inversión institucional es de 7.810.000 euros.

Producciones propias

El coordinador general de programación de Salamanca 2002, Alberto Martín, ha señalado que 'donde más se puede ver la voluntad de contemporaneidad de la programación de la ciudad europea de la cultura es, quizá, en esta parte que organiza el Centro de Arte de Salamanca, que es un bloque fuerte, muy fuerte, de contemporaneidad'.

Incluso ha precisado que en ese punto radica 'el núcleo duro de la propuesta expositiva de la programación, de modo que la configura, porque la apuesta es seria en ese terreno'. La mayoría de las exposiciones programadas para este año son producciones propias, 'lo que representa la capacidad para generar discurso', según Alberto Martín.

También se ha apuntado que el Centro nace con vocación de internacionalidad clara, de conexión con otros centros e integración en la red que funciona en el país, al igual que se plantea la calidad como línea de trabajo, con una altura que busca figurar en el panorama europeo del arte contemporáneo. 'Desde luego', ha precisado el coordinador de programación, 'este Centro se alza como la referencia del arte contemporáneo en Castilla y León'.

El CASA surge con un planteamiento de no ofrecer exposición de la colección permanente, aunque aspira a desarrollar una colección, pero sin mostrarla, para la que ya se está realizando compra de obra. La definición radica en la capacidad para acoger ciclos de exposiciones y, también, en la capacidad de desarrollo cultural en las diferentes alas del edificio, algunas de las cuales se dedicarán a talleres de realización, posición que se concreta como 'posibilidad para desarrollar nuevas filosofías en torno a la política cultural, con niveles de exigencia'.

Durante el año de la capitalidad cultural europea los espacios expositivos se extienden a 3.500 metros cuadrados, de los 8.515 con que cuenta el conjunto de edificios de la antigua prisión.

La programación durante 2002 se ha dispuesto con tres ámbitos temáticos, dos de ellos en forma de ciclos y el otro dedicado a la 'cultura visual'. En los dos ciclos se agrupa el trabajo de artistas con presencia individual, aunque relacionándolos entre sí y con algunas preocupaciones centrales de la contemporaneidad. Es el caso de Imaginarios, formado por exposiciones individuales de Lorna Simpson, Mona Hatoum, Marina Núñez y Laura Ford, ciclo con el que se indaga en la línea de feminización de la cultura y el propio papel de ésta. En Malestares se pretende la recuperación del discurso crítico desde el reflejo de la disconformidad del individuo ante el entorno social. Este ciclo incluye obras de los pintores James Rielly, Djamel Tatah y Guy van Bossche.

El ámbito de la 'cultura visual' marca una línea con dedicación preferente del CASA, orientado a articular el papel preferente de la imagen en el arte contemporáneo. Así, la programación incluye propuestas como Miradas cruzadas (William Klein, Robert Doisneau, Sohi Ueda y Seydou Keïta), junto a exposiciones como Los Europeos, de Cartier-Bresson, Smith&Stewart, además de las propuestas que inauguran el Centro.

Visita de un museo belga

La exposición Obras maestras del Museo de Arte Moderno y Arte Contemporáneo de Lieja permitirá conocer hasta el 16 de junio obras seleccionadas de la etapa entre los pre-impresionistas y las vanguardias de la primera parte del siglo XX, que culmina en la abstracción. Por ello, junto a cuadros de François Daubigny o Eugène Boudin, la muestra ofrece piezas de Claude Monet, Paul Gauguin, Pablo Picasso, Camille Pissarro, Franz Marc, Oskar Kokoschka, así como de Marc Chagall, Suzanne Valadon, Maurice Utrillo, Raoul Duffy, hasta alcanzar creaciones de Fernand Léger y Le Corbusier, entre un total de más de 40 artistas seleccionados por la comisaria Françoise Dumont, conservadora del museo belga. El programa expositivo del Centro de Arte de Salamanca (CASA) incluye la coproducción Salamanca 2002-Magnum Photos, con el belga Carl de Keyzer, una selección de Lorna Simpson, Salamanca. Un proyecto fotográfico y 100 años de imágenes de Castilla y León.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de abril de 2002

Más información