Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José María García 'suspende' su actividad en Admira y deja de presentar su programa de Onda Cero

En vísperas de hacerse públicos los datos de audiencia de radio, el periodista José María García ha echado un nuevo pulso a Admira, la filial de medios de Telefónica. Por sorpresa, ayer anunció la suspensión de su actividad como presidente de Admira Sport alegando el 'incumplimiento' de las atribuciones previstas en su contrato. Como consecuencia, ha dejado de presentar Supergarcía en Onda Cero.

Admira tuvo conocimiento de esa decisión a través de los medios de comunicación. Fuentes cercanas a la compañía explican que el contenido de la nota (de apenas ocho líneas) ha generado sorpresa y un cierto estupor. Máxime cuando el primer ejecutivo de Admira, Luis Abril, había comprometido a la vuelta del viaje que esta semana emprende a Latinoamérica una reunión con el periodista.

En su nota, con el membrete de Onda Cero, García explica que suspende su actividad hasta que quede 'regularizada' su situación profesional y el total desempeño de sus atribuciones. Argumenta que las obligaciones que le estaban 'exigidas y conferidas' por contrato han sido incumplidas de forma reiterada. Añade que, pese a las continuas promesas, le ha sido 'imposible realizar y desarrollar' sus funciones.

Admira se propone estudiar detenidamente el contrato. Fuentes de la compañía expresaron su extrañeza por la fórmula empleada por García (suspensión de su actividad) para separarse de sus funciones por cuanto que 'no es ni una dimisión ni una rescisión de contrato ni una petición de finiquito'.

El contrato que ata a José María García con Admira Sport está en realidad firmado por Multimedia Sport Producciones, SL, en representación del periodista. García se ha considerado a sí mismo como el comunicador de Europa con un contrato más elevado. Fuentes conocedoras de la actual relación laboral sostienen que su remuneración estaría cercana a los 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros), libres de impuestos, por temporada. El nombramiento de José María García como presidente de Telefónica Sport (hoy Admira Sport) se produjo en agosto de 2000. Su vigencia era de dos años. Ante una hipotética renovación, los directivos de Admira no han ocultado su voluntad de reducir drásticamente sus emolumentos.

García ha tenido notables desacuerdos en materia deportiva dentro de las sociedades de Admira Sport. Especialmente crítico fue con el precio pagado (180 millones de euros) por Vía Digital para la adquisición del Mundial de Fútbol. En contra de la postura mantenida por los gestores de Vía Digital, defendió la emisión de los partidos en abierto en Antena 3.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de abril de 2002