Isozaki, Nouvel y Prix alaban el icono creado por Frank Gehry con el Guggenheim de Bilbao

El Museo Guggenheim Bilbao invitó ayer a tres arquitectos de primera línea internacional a dialogar sobre el significado arquitectónico de su edificio, obra de Frank O. Gehry, a quien en la actualidad dedica una exposición antológica. El japonés Arata Isozaki, el francés Jean Nouvel y el austriaco Wolf Dieter Prix alabaron el 'icono' creado por Gehry en Bilbao y su influencia en la arquitectura contemporánea.

Los tres arquitectos fueron presentados por Paul Finch, director editorial de las revistas Architect's Journal y Architectural Review, como profesionales desmarcados de las escuelas. 'Hacen una arquitectura distinta', aseguró. 'Sólo se pertenecen a sí mismos'. Isozaki, Nouvel y Prix están conectados entre sí por sus colaboraciones con los museos Guggenheim. El japonés y el estudio Coop Himmmelblau, al que pertenece Prix, perdieron frente a Gehry la pugna por construir el Guggenheim de Bilbao, tras ser invitados a un concurso restringido cuando el proyecto echaba a andar en 1991.

Isozaki fue, además, el responsable de la remodelación de un edificio del Soho de Nueva York para convertirlo en Museo Guggenheim. Jean Nouvel, el ganador del concurso para la ampliación del Museo Reina Sofía y autor de la Ópera de Lyón, forma parte del equipo que desarrolla el plan de viabilidad del nuevo Guggenheim en Brasil.

La mesa redonda en la que participaron ayer era el marco ideal para loar el talento de su colega norteamericano. En el auditorio de su edificio más conocido, y bajo su exposición antológica, Nouvel afirmó que 'el fantasma de Gehry' estaba presente. 'En el mundo posindustrial se demanda a los arquitectos que creen más que edificios funcionales, deben crear iconos', señaló. La mayor virtud del trabajo de Gehry - 'espontáneo', 'virtuoso', 'conmovedor', dijo- es que es capaz, en su opinión, de crear edificios fascinantes que participan en el destino de las ciudades y se funden en su contexto.

Prix subrayó la influencia de Gehry en la arquitectura del siglo XXI. 'Frank [Gehry] es un arquitecto cabalístico que se adentra en la mística, que no se puede entender sólo con los ordenadores y las cifras', explicó. ¿Cómo lo consigue? 'Su arquitectura es un juego geométrico', concluyó.

Isozaki aclaró que las críticas al Guggenheim de Bilbao que le han atribuido fueron, simplemente, declaraciones mal interpretadas.

Menos entregado al talento de Gehry que sus compañeros de mesa, afirmó que ambos han mantenido una trayectoria paralela y aclaró que en el concurso del Guggenheim no tuvo tiempo para elaborar el proyecto. Más preocupado por divulgar las obras que tiene en marcha que los aciertos de su colega, Isozaki aplaudió el fuerte carácter del edificio de Gehry y se declaró admirador de su impacto visual.

El paralelismo entre Gehry y Isozaki continúa. A sólo 800 metros del Guggenheim, el japonés proyecta la construcción de un complejo de viviendas y oficinas que se convertirá en un nexo de unión entre la ribera de la ría del Nervión y el ensanche de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de marzo de 2002.

Lo más visto en...

Top 50