Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La niebla provoca dos accidentes múltiples con 10 muertos y 54 heridos

Los siniestros, en Valladolid y Ciudad Real, afectaron a unos 80 vehículos

Diez personas murieron y unas 70 resultaron heridas en tres accidentes múltiples de tráfico que se registraron ayer en Simancas (Valladolid), Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real) y La Rinconada (Sevilla), en los que se vieron envueltos un centenar de vehículos. La niebla estuvo en el origen del choque en cadena de Valladolid, el más grave, en el que perecieron ocho personas y 37 resultaron heridas, y del registrado en Ciudad Real, con dos muertos y 17 heridos. El siniestro de Sevilla, con 14 personas heridas, se produjo después de que un vehículo intentase esquivar a tres perros en la autovía.

Las carreteras españolas vivieron ayer una mañana negra. A las 8.30 se registró un choque en cadena a la altura del kilómetro 139 de la carretera N-620, en el término municipal de Simancas (Valladolid). Seis personas fallecieron en el acto y otras dos en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, adonde fueron trasladadas, informa Francisco Forjas. Entre los fallecidos estaban el alcalde de Morales del Vino (Zamora), José Hernández Macías, de 69 años, su esposa Antonia Sacristán, de 67, y la hija de ambos, Antonia, de 29.

Un total de 37 personas sufrieron heridas de distinta consideración: seis de carácter muy grave, 22 menos graves y nueve leves, incluidos dos niños. Entre los ocupantes de los alrededor de 40 vehículos implicados en la colisión -incluidos un autocar con 35 pasajeros de la empresa La Regional y tres camiones de gran tonelaje- se vivieron escenas de angustia e histeria. Los bomberos tuvieron que rescatar a algunos heridos del amasijo de metal en que quedaron convertidos sus vehículos, tras lo cual fueron evacuados a bordo de 17 ambulancias y un helicóptero sanitario.

Colisiones sucesivas

El macroaccidente consistió en realidad en tres colisiones sucesivas facilitadas por la escasa visibilidad, debido a la densa niebla, y por la curiosidad de algunos conductores que circulaban en dirección contraria y frenaron para contemplar lo sucedido, según fuentes de la Guardia Civil.

También la niebla estuvo en el origen del siniestro que se produjo en la autovía de Andalucía, en Santa Cruz de Mudela (Ciudad Real). Dos camioneros perdieron la vida y otras 17 personas resultaron heridas, una gravemente, al colisionar alrededor de 40 vehículos, la mitad de ellos camiones. El saldo habría podido ser más trágico si un autocar, que se dirigía al aeropuerto de Barajas (Madrid) para recoger turistas, no hubiera viajado casi vacío.

El primer choque múltiple se produjo hacia las ocho de la mañana, en el kilómetro 214 de la N-IV en sentido a Madrid, y el segundo, un cuarto de hora después y a un kilómetro de distancia. La visibilidad era prácticamente nula, ya que apenas se veía a un metro, explicaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico.

Tres de los camiones siniestrados transportaban sustancias peligrosas (argón, tolueno y propileno), pero no se produjo ninguna fuga, según Protección Civil.

El alcalde de Santa Cruz de Mudela, José Antonio López Aranda, reclamó ayer la señalización con pantallas del tramo comprendido entre los kilómetros 214 y 217 de la autovía de Andalucía para evitar más accidentes. Aunque el alcalde restó importancia a este hecho, varios camioneros denunciaron que el humo procedente de una fábrica de cerámica próxima a la carretera dificultó aún más la visibilidad. Por su parte, el subdelegado del Gobierno en Ciudad Real, Jaime Lobo, afirmó que no existe ninguna denuncia contra ese tramo y que deben ser los técnicos de Tráfico quienes se pronuncien sobre su seguridad.

También en la N-IV pero más al sur, a la altura del kilómetro 527, en el término municipal de La Rinconada (Sevilla), chocaron ocho vehículos a las 7.45 de la mañana. Según las fuentes consultadas, uno de ellos intentó esquivar a tres perros que se encontraban en medio de la autovía. En este caso no hubo que lamentar víctimas mortales, pero sí 14 heridos, de los que tres fueron ingresados en centros hospitalarios.

Las asociaciones de automovilistas atribuyeron los accidentes múltiples a la falta de respeto a las distancias de seguridad, más que a las propias condiciones meteorológicas.

En declaraciones a Efe, el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, reclamó la aplicación en España de una normativa similar a la recientemente aprobada en Francia, que obliga a mantener una distancia entre los vehículos equivalente a la que pueden recorrer en dos segundos a la velocidad a la que circulan.

Por su parte, el presidente del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), Antonio Lucas, y el del Instituto Mapfre, Miguel María Muñoz, recordaron que los automovilistas deben adecuar su conducción a las condiciones de visibilidad existentes.

El portavoz de la Dirección General de Tráfico (DGT), Francisco Altozano, advirtió del riesgo que supone para el tráfico la aparición de bancos de niebla, debido a que se forman en puntos localizados y son "difícilmente predecibles". En esas circunstancias, recordó, debe reducirse la velocidad, aumentar la distancia de seguridad y utilizar el alumbrado de cruce y antiniebla.

Además, agregó, deben extremarse las medidas de precaución, evitando los adelantamientos en vías de un solo carril y empleando los intermitentes de emergencia para avisar al vehículo posterior de cualquier reducción brusca de la velocidad.

Por otro lado, varias carreteras tuvieron que ser cerradas cerca de Cartagena (Murcia) después de que, alrededor de las 14.30, un camión de mercancías peligrosas perdiera parte de su carga al tomar una curva en la N-343. El camión perdió unos 2.000 de los 22.360 kilos de sólido orgánico (residuos de destilación con tierra absorbente) que transportaba. Poco después de las 18.30 se abrieron las carreteras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002