Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon "permitirá" a Arafat viajar a Beirut pero no le garantiza su regreso

'Si durante su estancia en el extranjero hay atentados, no excluyo ninguna posibilidad'

La ofensiva diplomática lanzada por la Casa Blanca está a punto de dar sus frutos: israelíes y palestinos podrían declarar un alto el fuego en las próximas 24 horas. El anuncio fue hecho ayer por el ministro israelí de Defensa, Benjamín Ben Eliezer, al tiempo que el primer ministro, Ariel Sharon, aseguraba que dejará al presidente palestino, Yasir Arafat, viajar a la cumbre de la Liga Árabe en Beirut, siempre que respete el plan de pacificación propuesto por el director de la CIA, George Tenet. Los palestinos temen que luego le prohíba regresar, sin embargo, anoche aceptaron el Plan Tenet.

Mientras el vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, finalizaba su visita relámpago a Israel -se negó a entrevistarse con Yasir Arafat-, el ministro de Defensa israelí, Ben Eleizer, anunciaba un inminente alto el fuego que podría ser declarado a lo largo de hoy, miércoles. Aunque quedaban aún algunos problemas por resolver, sobre todo en cuanto a la interpretación de diversos puntos del Plan Tenet, el plan de pacificación elaborado por la CIA en junio de 2001, la dirección palestina manifestó anoche su "entera disposición" a aplicar completamente el Plan según el calendario previsto "a pesar de las tergiversaciones de los israelíes".

El texto completo del Plan Tenet nunca ha sido difundido en la prensa. Israelíes y palestinos tratarán de resolver las últimas disputas sobre su aplicación en una reunión que celebrarán hoy en Jerusalén bajo la mediación del enviado de la Casa Blanca, el ex general Anthony Zinni.

El anuncio de Ben Eliezer se efectuaba pocas horas después de que el Ejército israelí culminara el repliegue de los territorios autónomos palestinos, que fueron invadidos el pasado 28 de febrero, como castigo a una oleada de atentados suicidas. El repliegue de las tropas de las zonas autónomas era una de las exigencias planteadas por Arafat para sentarse a negociar con los israelíes un alto el fuego.

Los signos esperanzadores de distensión se vieron ensombrecidos con la muerte de dos palestinos que anoche atacaron a unos guardias fronterizos de Israel a unos 30 kilómetros de Jerusalén, informa, según confirmó la policía.

Por su parte, el primer ministro israelí manifestó su decisión de devolver la libertad de movimientos a Arafat, permitiéndole acudir a la cumbre de la Liga Árabe, que los días 27 y 28 de marzo se celebrará en Beirut. Sharon, sin embargo, pone a Arafat una exigencia: que antes de partir ponga en marcha el plan de pacificación de la CIA. El jefe del Gobierno israelí no quiso, sin embargo, comprometerse ni dar garantías claras de que una vez que Arafat esté en el exterior vaya a dejarle regresar a los territorios palestinos, donde llegó tras la firma de los Acuerdos de Oslo hace ocho años. "Si durante su estancia en el extranjero se dedicara a incitar a la violencia y se produjeran acciones terroristas [contra Israel] en su ausencia, el Gobierno se reuniría y debería tomar una decisión, y no excluyo ninguna posibilidad", afirmó Sharon.

Los palestinos recuerdan un precedente inquietante, el del jeque Ahmed Yasín, líder de Hamás, al que Benjamín Netanyahu en 1998 prohibió el regreso a Gaza, tras un viaje por países árabes, manteniéndole en un obligado exilio durante varios meses. Ahora los responsables palestinos temen que Sharon haga lo mismo con Arafat.

El vicepresidente norteamericano se ha comprometido también a tener un gesto hacia Arafat si pone en práctica y respeta el Plan Tenet: "Estoy dispuesto a recibirle". Con esta afirmación, Cheney trata de corregir el traspiés diplomático cometido durante su estancia en Jerusalén, en que se reunió tres veces con Sharon, pero rehuyó encontrarse con el líder palestino. Una reunión de Cheney con Arafat supone al mismo tiempo abrir al presidente de la Autoridad Nacional Palestina las puertas de la Casa Blanca, que cerradas para él desde que gobierna George W. Bush.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002