Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza un permiso de paternidad propio para los hombres

Los permisos de paternidad continuarán dependiendo de las madres. El Grupo Popular rechazó ayer en el Congreso tomar en consideración las tres proposiciones de ley (del PSOE, Iniciativa per Catalunya-Verds y el Bloque Nacionalista Galego) que planteaban conceder a los hombres una licencia de paternidad retribuida e independiente de la de las madres empledas. Ahora un padre sólo puede disfrutar de ese permiso si su mujer le cede parte de las 16 semanas que se le conceden a ella por dar a luz.

El PSOE e ICV fijaban en cuatro semanas el permiso exclusivo para el padre por el nacimiento de un hijo. El BNG lo ampliaba a diez. 'Es una medida que, entre otras cosas, favorece la igualdad entre hombres y mujeres. Al votar en contra de las tres proposiciones, el PP impide que se tomen en consideración unas propuestas que debatiría posteriormente la Cámara', afirmó Micaela Navarro, defensora de la iniciativa socialista ante el Pleno.

Todos los grupos parlamentarios apoyaron la toma en consideración de las iniciativas, pero el PP hizo valer su mayoría. Su diputada María Jesús Sainz argumentó el rechazo. Recordó que la Comisión de Política Social y Empleo del Senado aprobó por unanimidad una proposición no de ley que insta al Gobierno a estudiar un posible permiso de paternidad individualizado. Añadió que su implantación repercutiría en las relaciones entre empresa y trabajador por lo que es necesario un debate previo de sus representantes. Cifró el coste de la medida en 974 millones de euros, informa Europa Press.

Las tres iniciativas defendían reformar la ley de conciliación de la vida laboral y familiar, aprobada en 1999. La proposición del PSOE establecía que el permiso paterno podría tomarse en los nueve primeros meses de vida del niño. Para las familias monoparentales proponía 20 semanas de permiso, al sumar la del padre y la madre. La iniciativa de ICV planteaba que el permiso paterno fuera para las cuatro semanas posteriores al parto. Por su parte, los nacionalistas gallegos proponían aumentar de 16 a 20 las semanas de permiso materno, además de conceder otras 10 al padre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de marzo de 2002