Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 29ª jornada de Primera División

El Betis somete al Barça

Los goles de Dani dejan al equipo de Rexach tocado para sus citas con el Liverpool y el Madrid

No le faltaba razón a Charly Rexach cuando afirmó que en este partido había que buscar el KO del rival desde el principio. Sólo que erró en señalar quién iba a quedar noqueado. Tres minutos y Dani, ese delantero enclenque que ha hecho olvidar las penurias que vivía este Betis en ataque, aprovechó la agudeza de Joaquín para robarle la cartera a Reiziger y amargarle la tarde al reaparecido Bonano.

Este temprano gol de Dani fue el anticipo de lo que le aguardaba al Barcelona, que llegó al descanso extenuado por el vaivén al que le sometió el Betis durante toda la primera parte. Un arranque frenético de los que acostumbra, la solidez indiscutible de su defensa, la picardía de Capi y las ganas de Denilson, Joaquín y Dani fueron la receta del Betis para contener al Barcelona, que mareaba el balón con tanto gusto como ineficacia. De poco le sirvió a Rexach su apuesta por el tridente lejos del Camp Nou; la defensa bética lo neutralizó de inicio y su operatividad, pese a los desvelos de Motta por nutrirlo de balones, quedó reducida a varias intentonas lejanas de Rivaldo y a un apunte de calidad de Kluivert dentro del área.

BETIS 2| BARCELONA 1

Betis: Prats; Filipescu, Juanito (Belenguer, m. 87), Rivas, Luis Fernández; Joaquín (Varela, m. 64), Ito, Benjamín, Capi, Denilson (Cañas, m. 80); y Dani. Barcelona: Bonano; Reiziger, Puyol, Frank de Boer, Coco (Gerard, m. 78); Luis Enrique (Xavi, m. 57), Cocu, Rivaldo (Overmars, m. 70), Motta; Saviola y Kluivert. Goles: 1-0. M. 3. Joaquín centra cruzado dentro del área y Dani remata ante Bonano. 1-1. M. 54. Ito, en propia puerta. 2-1. M. 77. Pase en profundidad de Benjamín que Dani, solo, remata ante Bonano. Árbitro. Megía Dávila. Amonestó a Saviola, Motta, Puyol, Luis Enrique, Prats y Denilson. Unos 52.000 espectadores en el Manuel Ruiz de Lopera. Los atletas sevillanos Raúl Fernández y Antonio Reina realizaron el saque de honor en reconocimiento a sus éxitos en el Campeonato de Europa.

Todo lo contrario acontecía en el área azulgrana, donde Joaquín, Denilson y Dani aprovecharon los huecos dejados por los centrales para inquietar a Bonano. Incursiones que se sucedieron gracias a la rabia que puso Denilson, enfrascado todo el encuentro en un particular ajuste de cuentas con Puyol, duelo del que salió vencedor el brasileño. Pero no sólo del empuje y la velocidad de Denilson, también de la visión que tiene Capi que, amo de su parcela, superó cualquier oposición para nutrir de balones a Joaquín y a Dani.

Mientras el Betis hacía gala de ser un bloque compacto, formado por una legión de hormigas, el Barcelona andaba fiado a los zarpazos que pudieran dar alguna de sus cigarras. En especial Rivaldo, en quien Rexach había depositado todas sus esperanzas. Pero para que el brasileño fuese el de las grandes tardes de las que hablaba su entrenador tuvo que aparecer Saviola. El menudo argentino fue quien brindó a Rivaldo al inicio de la segunda parte la oportunidad de volver a recibir el cariño que tanto extraña. Un excelente pase de Saviola lo engatilló Rivaldo, pero Luis Fernández sacó el balón sobre la cal. Pero no tuvo que esperar mucho el Barça. Del inmediato saque de córner llegó el empate. Ito facilitó la empresa azulgrana.

Nivelado el choque, la cosa cambió. El Betis acusó el golpe y el Barcelona empezó a creer en serio en sus posibilidades. Ambos conjuntos trataron de mantener el ritmo, pero el esfuerzo de la primera parte obligó a jugar con la cabeza más que con el físico. Y en cuestión de cabeza, el Barça lleva delantera. Con Xavi controlando, el Barça le comió terreno al Betis. Y moral. Ya no servían las cabalgadas de Denilson, a quien Puyol le cogió el aire, ni las diabluras de Joaquín, que fue sustituido por Varela.

Y cuando más presionado se sentía el Betis, superado a base de empuje, reapareció Dani. El joven delantero sevillano no desperdició el espléndido balón que le dejó Benjamín para, anulados una vez más Fank de Boer y Reiziger, batir a Bonano.

Nuevo golpe del que el Barcelona trató de recuperse a marchas forzadas. Pero otro mazazo inesperado fue demasiado para sus jugadores. Esto y que Juande Ramos tocara a retreta, colocando hasta a seis jugadores para velar por el resultado. Roto el partido, el Barça trató de aprovechar las jugadas a balón parado que proliferaron a la par que se enrarecía el ambiente, pero ni por esas. El Betis se encerró a verlas venir y ahí se estrelló el Barcelona, que aun así pudo empatar en el descuento tras un fallo infantil del reaparecido Belenguer que Overmars no concretó gracias a Prats.Último suspiro de un Barcelona que salió tocado de Sevilla para encarar sus decisivas citas ante el Liverpool, en Liga de Campeones, y ante el Madrid en Liga.

El enfado de Juande

El inusual y prolongado sosiego que ha vivido el Betis durante la temporada ha empezado a resquebrajarse. Y ocurre justo cuando más tranquilidad precisa el equipo para sellar su inmejorable trayectoria con una plaza en alguna de las dos competiciones europeas. Que el director deportivo del Betis, Luis del Sol, haya aireado las condiciones impuestas por Juande Ramos para renovar el próximo año no le ha sentado nada bien al técnico manchego, que ayer por la mañana mostró su descontento porque lo tratado en la reunión que mantuvo el pasado martes con el presidente del Betis, Manuel Ruiz de Lopera, haya sido filtrado por Del Sol a la prensa. El director deportivo se encargó de matizar una por una las pretensiones expuestas por Juande, como la renovación de Merino, la revisión de los ínfimos contratos de Juanito y Rivas o tener plenas competencias deportivas. Del Sol no dudó en recordarle que, si renueva, podrá opinar, que no decidir, en la planificación deportiva. Juande guardó silencio hasta ayer: 'Que lo que se hable en un despacho trascienda no me parece apropiado. Si lo que hablamos se cuenta, pues hacemos una rueda de prensa y ya está'. Su renovación, en el aire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de marzo de 2002

Más información