Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar pide disculpas por la falsa noticia sobre González

El PSOE pide la dimisión del ministro portavoz, y Cabanillas acusa a los socialistas de 'falta de ideas'

El presidente José María Aznar atribuyó ayer a 'una mala interpretación de una información no suficientemente comprobada' la falsa noticia filtrada por su Gobierno sobre una entrevista -que no existió- entre Felipe González y el primer ministro marroquí, Abderramán Yussufi, en Tánger. Aznar reiteró en el Congreso que ya ha 'presentado las excusas', y restó trascendencia al episodio. El portavoz socialista, Jesús Caldera, acusó al presidente de actuar con 'pocos reparos morales en su acción política' y de alentar la mentira gubernamental pese a que el CESID le informó sobre su falsedad.

Caldera a Aznar: 'Tenga la gallardía de pedir perdón por la falsificación'

Jesús Caldera acusó al Ejecutivo de 'fabricar la mentira' y retó a Aznar a 'tener la gallardía de asumir que hubo una falsificación y comportarse como un estadista, pedir perdón y asumir las consecuencias de un hecho muy grave'. El portavoz socialista sostuvo que el jefe del Gobierno tiene 'pocos reparos morales en la acción política' y tan sólo persigue 'la destrucción del adversario político'.

El presidente replicó: 'Entiendo que pretendan montar un escándalo para evitar que todo el mundo aprecie hasta dónde han llegado en materia de incoherencia. Pero no entiendo que se lleguen a utilizar expresiones como la de 'dar un tiro de gracia al PP' . Espero que el diario de sesiones la recoja en toda su literalidad para vergüenza suya y de su partido'.

Tras el primer rifirrafe parlamentario a cuenta de la noticia inventada por el Gobierno, el ministro portavoz, Pío Cabanillas, se estrenó ante el Congreso para responder a las peticiones de dimisión que formuló el PSOE, por la filtración a la prensa de las falsas noticias. El ministro portavoz atribuyó las protestas del PSOE a que sale pocon en RTVE, lo que, añadió, se debe a 'su falta de ideas'.

El diputado socialista Máximo Díaz Cano intervino para proclamar que Cabanillas 'basa su acción política en la mentira', 'ha calumniado, luego se ha escondido para no dar la cara y sigue actuando como el que calumnia'. 'Si al presidente del Gobierno le quedara vergüenza y a usted un mínimo de coraje, tendría que haber dimitido ya', concluyó. 'Gracias por sus piropos', respondió Cabanillas. 'A usted lo que le pasa es que le duele el éxito de Televisión Española. Sobre todo, porque cada telediario refleja la desorientación, su incoherencia y falta de ideas. Ustedes no salen más en televisión sencillamente porque no tiene nada que decir', prosiguió. Para concluir, Cabanillas gritó la siguiente frase que llevaba escrita: 'No hay telediarios suficientes en este mundo para poder recoger todas las incoherencias y todas las contradicciones de su grupo cuando se habla de los verdaderos problemas...'.

Luego, respondiendo al diputado José Blanco, secretario de Organización del PSOE, Cabanillas afirmó: 'Este Gobierno ni fabrica informaciones falsas, ni urde conspiraciones, ni espía a ex presidentes. Lo único que ha habido es una información errónea, no verificada suficientemente. No se acusaba a nadie de ningún delito ni se imputaba nada. Hemos presentado excusas, pero ustedes las rechazan y me insultan. No me extraña que no acepten las excusas, porque ustedes nunca las presentaron'. Y ahí el ministro portavoz volvió a suscitar las iras de la oposición con una serie de alusiones a 'auténticas mentiras de Estado', como serían las denuncias socialistas de espionajes, conflictos de intereses o incompatibilidades de ministros del PP.

Aznar había dejado ayer todo bien atado para evitar que el ministro portavoz debutante hubiera de enfrentarse a la faena más complicada, la interpelación del portavoz socialista de Exteriores, Manuel Marín. Por la mañana, el Gobierno informó al Congreso de que el vicepresidente Mariano Rajoy, que en un principio prefirió no responder sobre un asunto llevado personalmente por Cabanillas, representaría finalmente al Gobierno en sustitución del ministro portavoz. Marín acusó a Cabanillas de 'trasladar a la opinión una información falsa' y de 'fabricar un objetivo político entre el Gobierno y un medio de comunicación para reanimar el fantasma de la deslealtad de la oposición'. Rajoy le respondió: 'Si no demuestra lo que ha dicho, tendré que decir que ha mentido'. El socialista replicó que la falsa información había sido difundida a la prensa por el consejero de Información de la Embajada de España en Marruecos, que depende del portavoz. El vicepresidente concluyó: 'Usted no ha demostrado nada y se ha contradicho, porque primero dijo que la información había sido transmitida por los ministros Pique y Cabanillas, y luego por un consejero de Información de la Embajada. Entonces, ¿quién la transmitió?'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de marzo de 2002