Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de EE UU anula las condenas de tres policías que sodomizaron a un inmigrante

Fue el episodio más sádico de violencia policial en una ciudad acostumbrada a la violencia. La noche del 9 de agosto de 1997, Abner Louima, un inmigrante haitiano, fue salvajemente torturado por cuatro policías de Nueva York en el baño de una comisaría de Brooklyn. Los agentes recibieron diversas penas de prisión, pero ayer un tribunal de apelaciones anuló la setencia contra tres de ellos debido a varios fallos legales.

En el caso contra Charles Schwarz, el policía sentenciado a 15 años de cárcel por inmovilizar a Louima mientras otro agente le sodomizaba con una escobilla de retrete, el tribunal de apelaciones estima que el jurado no deliberó de forma imparcial y que su abogado defensor no le dio la asistencia adecuada. Schwarz será juzgado de nuevo.

El tribunal de apelaciones desestimó todos los cargos contra otros dos agentes, que se encuentran en libertad provisional y no volverán a pasar ante la justicia. La decisión no se extiende a Justin Volpe, el principal responsable de la agresión, que sigue cumpliendo una condena de 30 años.

El fallo indignó a la comunidad negra de Nueva York. Uno de sus principales representantes, el reverendo Al Sharpton calificó la decisión de "increíble muestra sobre como el sistema judicial no consigue proteger a los ciudadanos de los abusos policiales".

El caso Louima fue uno de los momentos de mayor tensión racial en la ciudad bajo el mandato del alcalde Rudolph Giuliani. Louima pasó dos meses en el hospital con varias perforaciones en la vejiga y en el colón a consecuencia de la brutal sodomización. Ayer, desde su casa de Miami, no quiso hacer declaraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de marzo de 2002