Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALASDAIR FRASER | Violinista escocés

'Admiro el orgullo del vasco por su cultura'

Alasdair Fraser no puede ocultar su admiración por la cultura española. Pero el violinista escocés, quien actúa mañana en la Lugaritz Kultur Etxea de San Sebastián, junto al pianista Paul Machlis, está especialmente enganchado a Euskadi. En el disco En directo, última entrega de su grupo, Skyedance, la canción Dizzy (Mareado) la inspiraron los efluvios del txakoli, hay un tema dedicado a San Sebastián (Donostia) y una versión de Mikel Laboa (Txoria txori).

Pregunta. ¿Qué ha querido ofrecer con su disco En directo?

Respuesta. He querido experimentar con sonidos inexplorados, como la música celta combinada con txalaparta, y la combinación de las gaitas de diferentes regiones españolas y de las tierras celtas. Éste es un momento muy importante para mí, porque supone una maduración del romance que mantengo con España desde que vine aquí por primera vez.

P. ¿Hasta qué punto ha alterado su concepción de la música el descubrimiento de la cultura española?

R. Muy profundamente. Representa un conjunto de valores que da aliento a un modo de vida artístico y expresivo. Es un entorno muy bueno para el artista y para el alma.

P. ¿Qué le atrae de Euskadi?

R. Admiro lo orgullosos que están los vascos de su cultura, lo que encaja con mi propio orgullo escocés. También admiro su esfuerzo por preservar cierta riqueza cultural, como el lenguaje, el canto y la música. Creo que eso es posible gracias al modo magnánimo en el que la gente asume que tiene un pasado diferente y, al tiempo que lo celebra, intenta ser buenos vecinos.

P. Utiliza la autóctona txalaparta. ¿Cómo la conoció?

R. La primera vez la escuché en la banda de Kepa Junkera, y me sorprendió. Es maravilloso desde el punto de vista de que es, no sólo un instrumento, sino todo un símbolo de un sonido viejo y muy orgánico.

P. Pero preferirá el violín, que le ayudó a vencer su timidez.

R. Sí. Siempre me ha fascinado la cantidad de colores que puede producir, la energía que puede transmitir y los desafíos que puede afrontar. Me ha conducido a un gran proceso de investigación sobre mi propia cultura y hacia un conocimiento más estrecho de los escoceses y su historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2002