Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se resiste a que Bruselas fije en el 0,33% del PIB el mínimo de ayuda al desarrollo en 2006

La Unión Europea quiere llegar a la próxima Cumbre de Monterrey sobre Desarrollo, en marzo próximo, con propuestas concretas que evidencien su compromiso con el Tercer Mundo. Para ello, la Comisión Europea propone el compromiso interno de que los países menos generosos de la UE, como Italia o España, eleven su Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) hasta el 0,33% del PIB en cuatro años. España, junto a otros países de la UE, se resiste a la propuesta por considerar que no es tan importante la cantidad como la calidad de la ayuda y alega la difícil coyuntura económica que vive Europa.

La propuesta del 0,33% está en línea con la media global que se requiere para lograr un montante adicional anual de 50.000 millones de dólares (más de 57.000 millones de euros), según la cifra estimada por el Banco Mundial como necesaria y que se recogió en la Cumbre del Milenio celebrada en 2000 en Nueva York.

A pesar de las reticencias, la Comisión considera que el documento va a salir adelante porque la mayoría de los países, incluido España, tienen proyectos de elevar su AOD y porque países como Alemania y el Reino Unido, además de Suecia o Irlanda, son favorables a aumentar las aportaciones con fecha fija a la cooperación. Suecia, que ha superado el 0,7, tiene planes de llegar al 0,86% en dos años.

La propuesta de Bruselas pretende focalizar la ayuda en los países más pobres del planeta y desvincular dicha ayuda, a lo que se resisten varias delegaciones, como Austria, España, Francia o Dinamarca. Estos países consideran que desvincular la ayuda es dejar el paso libre a las empresas estadounidenses, por ejemplo.

Los países menos generosos de la UE son Italia (0,13% del PIB), Grecia (0,22), Austria (0,22), España (0,24), Portugal (0,26) y Alemania (0,27). Los que más porcentaje del PIB destinan a ayudar al desarrollo ajeno son, por este orden, Dinamarca (1,06), Holanda (0,82), Suecia (0,80) y Luxemburgo (0,7). En total, la ayuda al desarrollo de la UE se elevó en 2000 a 29.386 millones de euros. Con la propuesta de la Comisión, dicha ayuda alcanzaría los 34.739 millones. Para España, alcanzar el 0,33% supondría poner cada año unos 577 millones más respecto al pasado año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2002