Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población extranjera se duplicó en Andalucía en 10 años por el auge de la inmigración africana

Un estudio del Instituto de Estadística muestra que los europeos aún forman el grupo mayoritario

La presencia de extranjeros que residen en Andalucía se ha duplicado en una década (1991-2001), según recoge el estudio del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA)Inmigración extranjera en Andalucía. Aunque su crecimiento ha sido constante en ese periodo, su peso regional -los 138.000 residentes representan el 1,4% de la población- es aún menor que en el promedio estatal (1,6%). El gran auge obedece a la llegada intensiva de inmigrantes norteafricanos que buscan trabajo, aunque el perfil mayoritario entre los extranjeros sigue siendo el europeo.

Cerca de 138.000 extranjeros residían en Andalucía al 1 de enero de 2001. Esta cifra, que apenas representa el 1,4% de la población andaluza, revela, sin embargo, un incremento espectacular en sólo una década, al haberse duplicado la cantidad respecto a 1991. En el informe del IEA, sin embargo, se deja constancia de la dificultad para proporcionar datos exactos sobre el verdadero alcance del fenómeno demográfico en el territorio andaluz. El principal escollo reside en la inexistencia de fuentes fiables para determinar el número de inmigrantes que están afincados en alguna provincia y que no tienen su situación regularizada.

La publicación del IEA recopila estadísticas de fuentes oficiales, aunque en una estimación realizada para el informe elevan la cifra a 172.000 personas. La década analizada (1991-2001) demuestra, por un lado, que se ha mantenido el flujo de la inmigración de jubilados y estudiantes procedentes de Europa y, por otro, el gran salto en la llegada de extranjeros procedentes de África, especialmente de Marruecos.

Aunque la procedencia europea sigue siendo mayoritaria, las distancias respecto a la inmigración africana se acortan cada vez más debido al intenso crecimiento de los movimientos de población desde países africanos. Este hecho queda patente en el crecimiento interanual entre 1991 y 2001 que ha experimentado la población africana en Andalucía, que ha sido del 23%, frente al europeo, del 5,4%.

En el estudio se destaca que el aumento de inmigrantes africanos en la comunidad autónoma supera al registrado en el conjunto estatal en esa década, que fue del 17,7%. Este hecho, señalan en la publicación, es uno de los rasgos más sobresalientes de la década: 'La intensidad de la llegada de africanos en los últimos años está reformando las distribuciones de las características básicas del conjunto de extranjeros en Andalucía que, hasta los años noventa, ha estado compuesto en su mayor parte por inmigrantes europeos jubilados'.

Este hecho no sólo afecta a la procedencia geográfica. También los perfiles varían notablemente. Entre los europeos predominaban los pensionistas que habían elegido la costa andaluza para pasar su jubilación: los mayores de 64 años son el 25% de los europeos afincados en la comunidad autónoma, donde sobresale Málaga como la provincia con mayor presencia de este grupo.

La inmigración africana, sin embargo, está dominada claramente por personas más jóvenes que buscan trabajo y es mayoritariamente masculina. Almería es, a gran distancia de Huelva y Jaén, la provincia que cuenta con más residentes procedentes de ese continente. El estudio del IEA destaca el notable peso demográfico de los extranjeros en Málaga y Almería, donde residen tres de cada cuatro de los llegados a Andalucía.

En cuanto a la formación, el 60% de los extranjeros mayores de 10 años había aprobado el graduado escolar y un tercio cuenta con título de bachiller superior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2002