Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una niña marroquí está sin escolarizar porque su padre la obliga a llevar el chador

Una familia musulmana se niega a escolarizar a una niña porque el colegio rechaza el velo islámico

Una niña marroquí de 13 años, con el nombre supuesto de Amina, permanece sin escolarizar desde octubre, porque la dirección del colegio donde tiene plaza le impide usar chador, tal y como reclama el padre de la joven. Esta prenda, que cubre totalmente el cuerpo de la niña y tapa parte de su cabeza, es preceptivo en la corriente islámica chií.

La familia de Amina solicitó plaza escolar el pasado mes de octubre en San Lorenzo de El Escorial. Al encontrarse iniciado el curso y tener el único colegio público del municipio todas sus plazas cubiertas, Amina sólo pudo ser aceptada en un centro religioso concertado.

Pero la niña nunca llegó a entrar en el colegio. Ante su absentismo, el centro dio parte a la inspección de la Consejería Educación, que abrió un expediente informativo, a la vez que solicitó la intervención de una mediadora. El defensor del Menor, Pedro Núñez Morgades también se ha interesado por el caso. 'He pedido toda la documentación, y sin tener todavía todos los datos, lo que sí tengo claro es que la niña tiene que ir a clase y hay, por tanto, que adoptar todas las medidas para que sea posible'.

Según la documentación que maneja la Consejería de Educación, la familia de Amina solicitó una plaza para su hija ya comenzado el curso escolar. Sólo se le encontró plaza en un colegio religioso concertado en el que es necesario, además, llevar un uniforme. El padre de la niña, al enterarse de que ésta debía ir uniformada y que iba a asistir a un colegio católico, se dirigió al centro para mostrar su disconformidad.

Según figura en la documentación recogida por el inspector de la Consejería de Educación, el centro le hizo saber a la familia de Amina que ésta no tenía obligación de asistir a las clases de religión. Sólo tenía que dejar constancia de su negativa por escrito. Pero salvado este requisito, el padre de Amina siguió negándose a llevar a su hija a clase, porque interpretó que su hija, de 13 años, debía llevar chador, algo que el centro no permite.

En este colegio religioso de San Lorenzo de El Escorial es obligatorio asistir a clase con uniforme, pero sin ningún complemento más. No sucede lo mismo en escuelas públicas, donde cada estudiante puede vestirse para ir a clase como desee. No obstante, un portavoz de la Consejería de Educación explicó ayer que se recomienda evitar estas prendas para facilitar la integración de los niños y 'porque su uso provoca una reacción de rechazo por parte del resto de los colegiales'.

Los servicios sociales del Ayuntamiento de El Escorial, al conocer la situación de la niña, intentaron encontrar una solución para que la familia de Amina permitiera su asistencia a clase. La primera fue proponer a la familia de Amina que ésta llevara el chador, si así lo quería, hasta la entrada del centro escolar y que allí se habilitaría una habitación para que se lo quitara y se vistiera con el uniforme del centro. Entonces el padre respondió que no tenía dinero para comprar el uniforme. Los servicios sociales se ofrecieron a adquirir el traje pero comprobaron posteriormente que la familia disponía de medios económicos y que el motivo de no comprarlo era otro bien distinto.

La actuación de una mediadora solicitada por la comisión de escolarización permitió saber que la niña ya está considerada como una mujer por su familia que debido a ello sostiene que no es necesario que asista a clase, que su obligación es estar en casa con los suyos. 'Hemos escolarizado a muchos niños magrebíes, por ejemplo, en Majadahonda y no hemos tenido ningún problema', señala Ramos 'la integración que se ha obtenido es total. Si bien es cierto que en todo los casos se ha tratado de niños. No sucede lo mismo con las niñas, que cuando cumplen 12 o 13 años desaparecen y es difícil lograr su escolarización. En el caso de Amina estamos dispuestos a luchar hasta el final para que ella tenga los mismos derechos que las niñas de su edad'.

Ramos ha dado orden al colegio Juan de Herrera de San Lorenzo de El Escorial de que admita a Amina a pesar de que tiene ya todas sus plazas cubiertas. 'Haremos una excepción porque se trata de un caso muy especial. Al ser un colegio público no está obligada a llevar uniforme y podrá, en teoría, usar su chador', dijo ayer Ramos. 'Esperamos que la familia de Amina permita ahora con esta medida que la niña vaya a clase y que no estemos ante la negativa de escolarización por sus tradiciones religiosas', añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de febrero de 2002